Pablo Palazuelo (Madrid, 1915–2007) cursó sus estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid y en la School of Arts and Crafts de la Universidad de Oxford. A partir de 1939 se dedicó plenamente a la pintura. Durante su estancia en París entre 1948 y 1963, Palazuelo entró en contacto con artistas como Eduardo Chillida y representantes destacados del arte concreto-geométrico como Ellsworth Kelly. Fue entonces cuando se situó en el constructivismo y la llamada abstracción geométrica. Su obra refleja su interés por las matemáticas, la filosofía, la alquimia y la cábala.

Considerado como una de las figuras claves de la abstracción española de postguerra, con su obra, marcada por la síntesis entre construcción y misticismo, Palazuelo formuló el principio estético de la “transgeometría”. El número y la línea, el ritmo y la energía articulan su trabajo, sin olvidar la materialidad del trazo y la idea de proceso.

Palazuelo se incorporó a los artistas de la Galería Maeght de París, donde realizó su primera exposición individual en 1955. A partir de la década de los setenta, expuso con regularidad en París, Barcelona y Madrid. Entre las retrospectivas dedicadas a su obra destacan las del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid (1995), MACBA, Barcelona (2006) y Museo Guggenheim, Bilbao (2007). Su obra está incluida en colecciones como Artium, Vitoria-Gasteiz; “la Caixa”, Barcelona; Fundación Juan March, Madrid; Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid; Solomon Guggenheim, Nueva York; y MACBA, Barcelona, entre otras.

Visita la Muestra Permanente
Una misma imagen puede ser testimonio, a la vez, del pasado y anticipar un previsible futuro.
Ignasi Aballí