Todos juntos podemos parar el sida, Keith Haring

En 1992, ante la inevitable demolición del muro ubicado en la plaza de Salvador Seguí en el que Keith Haring había realizado este grafiti en 1989, se plantearon varias posibilidades para conservar la obra. Se optó por el levantamiento de un calco a escala real, ya que así se posibilitaba una futura reproducción de la misma.

Ahora bien, el mural se encontraba muy deteriorado debido a la acción atmosférica y humana. Por esta razón, el Ayuntamiento de Barcelona decidió contratar a un equipo de restauración que llevó a cabo una intervención para recuperar la visibilidad del diseño realizado por el artista y poder levantar un calco en plástico de polietileno con rotulador permanente y perforación. Este calco, con una longitud total de 34 m y dividido en cinco fragmentos, es el que posteriormente se ha utilizado como patrón a partir del cual se han obtenido las reproducciones.

Siguiendo la técnica del estarcido, llevado a cabo con la misma pintura utilizada para la reproducción, la línea del grafiti se ha transferido al muro a través de los pequeños orificios practicados en el plástico. A continuación, los conservadores-restauradores, tomando como guía las líneas del estarcido, han llevado a cabo pincelada a pincelada la reproducción del mural en un tiempo aproximado de cinco días.

Saber más sobre la obra

Fotografía de detalle del proceso de troquelado. Foto: Silvia Noguer
Fotografía del proceso de estarcido en el muro. Foto:  Silvia Noguer
Fotografía del proceso de pintado del muro. Foto:  Silvia Noguer)
Vista general de las copias de las plantillas originales de la obra. Foto: Silvia Noguer
Fotografía general del proceso de trabajo. Foto: Silvia Noguer
El azul protege al blanco de la inocencia. El azul se lleva el negro. El azul es la oscuridad hecha visible.
Derek Jarman