al

Txomin Badiola (Bilbao, 1957) formó parte, en los años ochenta, junto a Ángel Bados, María Luisa Fernández, Pello Irazu y Juan Luis Moraza de lo que se ha denominado la “nueva escultura vasca”. Bajo el influjo constructivista de Jorge Oteiza, estos artistas llevaron a cabo una aproximación crítica al formalismo tardomoderno, cuestionando continuamente sus fronteras y ensayando modelos alternativos de producción artística. Pero en 1990 Txomin Badiola se trasladó a Nueva York y desde allí renovó formal y conceptualmente las bases de su obra. El vídeo, el cine, la televisión, la fotografía, la fotonovela, el cómic y la música de consumo interactuaron directamente con las propuestas escultóricas, en un proceso de hibridación y fusión de lenguajes que se oponía a la autonomía artística moderna. Asimismo, la ficción narrativa y su devenir temporal adquirieron un papel fundamental en su obra.

Podría decirse que Txomin Badiola. Malas formas fue la respuesta del artista a quienes lo tildaban de formalista: “Son formas, pero malas” –declaraba–, “capaces de interferir con otras y establecer mutaciones”. La exposición reunió un total de 37 piezas, realizadas desde 1990, articuladas a modo de gran metaescultura, saturada de códigos y referencias que invitaban al visitante a convertirse en actor, espectador e intérprete a la vez.

Fruto de un diálogo entre el artista y el museo, esta exposición reunirá por primera vez las obras más significativas que Txomin Badiola (Bilbao, 1957), uno de los artistas más relevantes de su generación, ha realizado en los últimos quince años. Se trata de unos treinta trabajos, pertenecientes a colecciones públicas y privadas internacionales, que se mostrarán articulados en un recorrido combinando los diferentes soportes que Badiola ha investigado en todo este tiempo.
Las esculturas de la serie Bañilandia, la investigación fotográfica de Los otros y las instalaciones multimedia de los últimos años se organizan en la exposición en una meta-estructura en la que cine, arquitectura, escultura, fotografía y teatro conviven en un mismo espacio conceptual y físico, en el que el espectador se convierte en parte de la obra.

Artista

Txomin Badiola

Itinerancias

28 OCT. 2002 - 26 ENE. 2003 Museo de Bellas Artes de Bilbao
15 MAR. - 02 JUN. 2002 Salas del museo

Una misma imagen puede ser testimonio, a la vez, del pasado y anticipar un previsible futuro.
Ignasi Aballí