La práctica de la bioanalítica alcanza hoy en día la creación del mundo en que vivimos, introduciendo la labor de animales y organismos no humanos en infraestructuras interrelacionadas. Desde los organismos genéticamente “diseñados” como componentes informáticos hasta los sensores vivos diseñados para generar flujos de datos, la biocomputación y su producción de nuevas disposiciones ecológicas van más allá del laboratorio e incluyen tanto internet como otras redes digitales informativas; disposiciones que permiten que algunas vidas prosperen y otras no.

Por ello, y como experimento queer, esta charla se fija en el daño, el perjuicio y las limitaciones a las posibilidades de la vida que la analítica comporta. En este sentido me interesan los sitios políticos que surgen de compromisos con aquello que difícilmente podemos conocer y con lo que nunca podremos prosperar: el “entremedio” más oscuro y turbio. Relacionalidades reveladoras y persecuciones de la alteridad que son pares de torsión de reconocimiento y desreconocimiento, reorganizaciones de deseo, angustia y afinidades que evocan unas afinidades resplandecientes y evanescentes de afecto y parentescos ético-políticos. La charla propone que, si nos centramos en una genealogía del daño en los estudios queer, reconoceremos la voluntad de investigar aspectos más oscuros de la experiencia (Love 2009). En solidaridad punk, extiendo las teorías queer referidas al daño personal hacia conjuntos más que humanos, a fin de considerar el daño que comparten humanos y no humanos en los entresijos del capitalismo avanzado. Sugiero que, si acordamos unas disposiciones de la bioianalítica complicadas/turbadoras/difícilmente cognoscibles y apenas soberanas, solo estaremos ofreciendo una ética del compromiso que no se afirme en la creatividad de los compromisos sino en sus artes oscuras.

Helen Pritchard es jefe de BSc Digital Arts Computing y profesora de Artes Digitales Computacionales. Como artista y geógrafa ha llevado a cabo un trabajo interdisciplinario que combina los campos de la estética computacional, la geografía, el diseño y la tecnociencia feminista. Es escritora y creadora, dos facetas que se influyen mutuamente y con las que reflexiona sobre el impacto de las prácticas computacionales en nuestra relación con los entornos. En la obra de Pritchard es fundamental el planteamiento de la coinvestigación, la participación y las prácticas ambientales. Su trabajo se manifiesta a menudo en talleres, eventos colaborativos y arte computacional.

Desde 2013 Helen Pritchard forma parte del proyecto Citizen Sense, financiado por el Consejo de Investigación Europeo, donde ha desarrollado, en colaboración con los demás miembros, una investigación participativa revolucionaria, reconocida internacionalmente, sobre las prácticas de detección. Como investigadores y como creadores, los miembros de Citizen Sense han aplicado unos métodos creativos innovadores que utilizan la computación física y las tecnologías de detección para pensar y desarrollar nuevas teorías de percepción ciudadana.

Organiza:
Hangar
En colaboración con:
Ciutat oberta
Ajuntament de Barcelona
Helen Pritchard

Programa

SÁBADO 20 DE OCTUBRE, a las 19.30
Lugar: Auditori Meier. Acceso para persones con movilidad reducida a través del edifico Meier (recepción del museo)lavabos_adaptats_15.jpg
Precio: Gratuito. Sin inscripción previa.
Programas públicos
macba [at] macba [dot] cat
Tel: 93 481 33 68
La sangre de la sensibilidad es azul / Me consagro para / Encontrar su expresión más perfecta.
Derek Jarman