La última biografía de Joan Miró, firmada por Josep Massot, lleva por título El niño que hablaba con los árboles. Amigo de Miró, el americano Alexander Calder también se fijó en la infancia para construir su circo en miniatura. Cuando llegaba a casa de sus amigos, instalaba su pequeño espectáculo mientras decía: “Señores y señoras, les presento el circo de Calder.” También en estos años, Joaquín Torres-García triunfaba con sus juguetes de arte o esculturas transformables. Se había iniciado en escultura construyendo juguetes de madera para sus hijos. Unos y otros, entendieron la infancia como fuente de aprendizaje.

Forma abstracta
Mujer en la noche
Sin título
Cabeza
Una misma imagen puede ser testimonio, a la vez, del pasado y anticipar un previsible futuro.
Ignasi Aballí