Latifa Echakhch "À chaque stencil une révolution", 2007

On ne revendiquera rien, on ne demandera rien. On prendra, on occupera   
No reclamarem res, no demanarem res. Prendrem, ocuparem

Teatro del Odéon

Oubliez tout ce que vous avez appris. Commencez par rêver   
Oblideu tot el què heu après. Comenceu a somniar

La Sorbona

Sous les pavés, la plage   
Sota les llambordes, la platja

La Sorbona

Con una instalación minimalista y de gran impacto visual, Latifa Echakhch homenajea el espíritu revolucionario de los años sesenta, cuando el papel de carbón y las máquinas estarcidoras (las stencil) se utilizaban para imprimir octavillas y mensajes de crítica y revolución. Echakhch forra las paredes con hojas de papel de color azul oscuro para rociarlas después con alcohol, una acción que altera la textura del papel y mancha el suelo con regueros. El título parte de una frase de Yasser Arafat, primer presidente de la Autoridad Nacional Palestina y líder de la paz en Oriente Medio, cuando, haciendo referencia a las huelgas del mayo francés y a las protestas contra la guerra de Vietnam, dijo: “Para cada plantilla una revolución”. Como en otras obras, la artista toma elementos y objetos cotidianos relacionados con formas populares de expresión política donde nos podemos reconocer, esta es parte de su fuerza.

 

Lo que pretendo al contar la historia de una víctima de la violencia en Colombia es apelar al recuerdo del dolor que experimentamos todos los seres humanos, aquí o en cualquier parte del mundo.
Doris Salcedo