Antoni Miralda nació en Terrassa (Barcelona) en 1942. Tras una estancia de dos años en París y dos en Londres, en 1966 se instaló en la capital francesa hasta 1972, año en el que se trasladó a Nueva York. Actualmente vive entre Miami y Barcelona. Ya en los años sesenta, junto a los llamados «catalanes de París» -Joan Rabascall, Jaume Xifra, Benet Rossell y Dorothée Selz-, realizó una serie de happenings o rituales colectivos en torno al ceremonial de la comida a partir del color y su simbolismo. Primero en colaboración con Dorothée Selz y, desde 1972, con la conservadora y gastrónoma Montse Guillén, hizo de la comida su objeto de trabajo artístico.

Con los años ha desarrollado grandes instalaciones con un lenguaje inconformista, festivo, barroco y kitsch que acerca el arte a la vida. En proyectos destacados como Honeymoon Project, un enlace simbólico de la estatua de Colón de Barcelona con la estatua de la Libertad de Nueva York, se sirve de una actividad universal como la comida para llevar a cabo una deconstrucción de prejuicios en un mundo ya global. Muchas de sus obras promueven la participación colectiva y el juego y la fiesta.

Su etnología gastronómica le ha supuesto un amplio reconocimiento internacional. Desde el año 2000, Miralda está centrado en el FoodCulturaMuseum, un archivo de proyectos múltiples basados en la investigación y la reflexión en torno a la diversidad gastronómica y su vínculo con las culturas del planeta. Con sede en Miami y en Barcelona, explora y difunde la cultura de la comida mediante audiovisuales, música, libros, muebles, objetos y todo tipo de documentos.

Visita la Muestra Permanente
El problema s’aclareix, es torna diàfan: la tela de l’artista esdevé un mirall.
Michelangelo Pistoletto