Imagen

¿Puede el arte ponerse al servicio de la política sin renegar de sí mismo o bien, por el contrario, su pretensión de autonomía esconde su participación en los juegos del poder? La relación entre arte y la política, que se ha abordado a menudo como una relación entre dos términos separados y bien identificados, no es tal, ya que el arte puro y el arte comprometido son dos caras de la misma moneda. Esta es la perspectiva que desarrolla Jacques Rancière en el presente texto.

Este texto también ha sido incluido en la obra de Rancière Malaise dans l'esthétique, editada por Galilée (2004) y que próximamente será traducida y publicada en español por Arena Libros.

Ficha técnica

Año de publicación:
2005
Autor:
Colección:
Contratextos
Coedición:
UAB, Universitat Autònoma de Barcelona
Soportes:
Páginas:
90
Dimensiones:
20 x 13 cm
Línea editorial:
Ensayo
Ediciones:
Spa 978-84-89771-12-3
Si bien mis esculturas contienen ideas sobre procesos de desarrollo psicológico y emocional, en realidad no son más que exploraciones físicas del pensamiento, el sentimiento, la comunicación y la relación.
Karla Black