al

Esta exposición retrospectiva presentó por primera vez una selección completa de todas las facetas artísticas de Luis Gordillo (Sevilla, 1934), que incluía pinturas, dibujos, fotografías y collages producidos a lo largo de los últimos cuarenta años. La muestra subrayaba el aspecto procesual del trabajo del artista y destacaba la importancia que para él tienen conceptos como la serialidad y la repetición. Gordillo sostiene que una imagen sometida a su reproducción permanente nunca alcanza un estado definitivo.
Luis Gordillo es un artista singular en el contexto español. Tradicionalmente se lo ha vinculado al realismo madrileño de los años setenta y al fenómeno del retorno de la pintura de los ochenta, dejando con ello de lado la influencia que el informalismo europeo de la posguerra llegó a ejercer en su obra, así como la personal reelaboración del arte pop que el artista llevó a cabo en los años sesenta.

Profundamente interesado por el psicoanálisis, Gordillo otorga a su trabajo pictórico una dimensión psicoterapéutica que entronca a su vez con el pensamiento trágico y existencialista. El artista ha descrito su obra como «una necesidad de huir, de sublimar, de exorcizar la angustia, de no sentirse lógico en el mundo».

Esta exposición retrospectiva presentó por vez primera una selección completa de todas las facetas artísticas de Luis Gordillo (Sevilla, 1934), con inclusión de pinturas, dibujos, fotografías y collages. La muestra subrayaba, por un lado, la importancia que tienen para Gordillo la serie y la repetición; y, por otro, su idea de que una imagen sometida a reproducción permanente nunca alcanza un estado definitivo. La exposición se centró en el aspecto de proceso en la obra de este artista, y reunió más de cincuenta pinturas y alrededor de doscientos cincuenta dibujos, apuntes de trabajo, collages y fotografías, que permiten configurar una retrospectiva de su trabajo a lo largo de los últimos cuarenta años.

La exposición focaliza el aspecto procesal de la obra de este artista y reúne alrededor de cincuenta pinturas y más de doscientos cincuenta dibujos, apuntes de trabajo, collages y fotografías.

Luis Gordillo es un artista singular en el contexto español. Su habitual adscripción historiográfica al nuevo realismo madrileño de los años setenta y el retorno de la pintura de los ochenta han hecho de él un artista excesivamente forzado en categorías en las que no encaja del todo; no se tienen en cuenta, por ejemplo, las raíces del artista en el informalismo europeo de la postguerra y se pasa por alto, asimismo, su recepción y reelaboración del pop durante los sesenta.

Profundamente interesado por el psicoanálisis, el trabajo pictórico de Gordillo tiene una dimensión psicoterapéutica y es fiel a un cierto espíritu de pensamiento trágico y existencialista del que surge en los cincuenta. El artista ha descrito su trabajo como "una necesidad de huir, de sublimar, de exorcizar la angustia, de no sentirse lógico en el mundo" y como "una erótica compensativa que haga salir del pozo del no-sentido personal".

Exposición producida por el MACBA

Comisarios: Manuel J. Borja-Villel y José Lebrero Stals

Artista

Luís Gordillo

Itinerancias

30 MAR. - 02 JUN. 2000 Folkwang Museum Essen, Alemania

El oro no se asocia con la suciedad. Y el oro, como los diamantes, es un material ensalzado. Posee tal grado de abstracción que te sitúa, si lo utilizas artísticamente, en un nivel aún más elevado.
James Lee Byars