al

Esta exposición monográfica de Pepe Espaliú (Córdoba, 1955-1993), comisariada por Gloria Picazo, se estructuró en torno a tres temas característicos del trabajo del artista: la máscara, el cráneo y la tortuga. La tesis central de la muestra surgió de una obra de la Colección MACBA, la máscara de bronce Sin título (1989).

Se seleccionaron para la ocasión una serie de piezas, realizadas entre 1988 y 1989, entre las que se incluyeron dibujos y esculturas hechas en bronce y máscaras en cuero, tela y papel. Era la primera vez que estas obras se exponían juntas, en un intento de desvelar un eje común dentro de la obra de Espaliú.

Un último apartado de la exposición reconstruía la biblioteca y videoteca ideales del artista, y con este motivo reunía los libros y películas que más le influyeron no solo en el aspecto creativo, sino también en el personal. En esta misma sección se presentaron la totalidad de sus textos publicados, así como los catálogos editados sobre su trabajo.

La exposición monográfica de Pepe Espaliú (Córdoba 1955-1993), se estructura en torno a tres temas muy característicos del trabajo de este artista: la máscara, el cráneo y la tortuga. La idea central parte de una obra concreta de la colección del MACBA, la máscara de bronce Sin Título, de 1989.

Esta muestra consiste en una selección de piezas realizadas entre 1988 y 1989, con dibujos y esculturas hechas en bronce y, en el caso de las máscaras, también en cuero o tela y papel. Es la primera vez que estas obras se muestran juntas, en un intento de desvelar un eje común dentro de la obra de Espaliú, respondiendo a focos temáticos diferenciados.

Un último apartado incorpora la biblioteca y videoteca ideales de Pepe Espaliú, en la forma de reconstrucción de los libros y películas que más le influenciaron no sólo como artista, sino esencialmente como persona. en el apartado de biblioteca también se presentan en la totalidad de sus textos que han sido publicados, así como los catálogos editados sobre su trabajo.

Paralelamente a la exposición se presenta la primera publicación temática de la Colección del MACBA, que como una actividad más entre las que habitualmente organiza, tiene previsto hacer exposiciones entorno a piezas que forman parte de su colección, acompañadas por publicaciones que consistirán en reflexiones teóricas sobre las muestras. En este caso, la publicación incluye tres textos: uno de Antonia Maria Perelló, a partir de la máscara de bronce que forma parte de la colección; un segundo texto de Juan Vicente Aliaga, como aproximación temática a la máscara, el cráneo y la tortuga. Y, por último, un texto de Gloria Picazo que analiza el trabajo de Pepe Espaliú en relación al arte español del momento.

Pepe Espaliú se trasladó a los veinte años a estudiar psicología a Barcelona, donde le gustaba callejear por las Ramblas, el Barrio Chino o el Paralelo. Más adelante siguió los Seminarios de Lacan en París, donde vivía en una residencia universitaria.

Con otros artistas, fue uno de los colaboradores de la revista de arte "Figura" que se hacía en Sevilla, formando un colectivo que expondría en la Máquina Española. Espaliú se vinculó con esta galería, y muy especialmente con su impulsor José Cobo, de forma que su trabajo empezó a ser expuesto en el extranjero y él mismo organizaría exposiciones.

Asumió su condición de homosexual de forma muy reivindicativa, aspecto que se acentuó desde el momento en que supo que tenía el SIDA. Con Arteleku organizó un Carrying en San Sebastián, que más tarde se haría en Madrid, una acción que consistía en transportar en brazos a un enfermo del SIDA descalzo, él mismo, sin que tocase al suelo, de una pareja a la siguiente en cadena.

Su obra abarca muchos aspectos: desde la escritura hasta dibujos, esculturas, instalaciones y acciones. Destacan las exposiciones que se organizaron en el Pabellón Mudéjar de Sevilla, en eL ICA, Institute of Conteporary Art de Londres o bien en el MNCARS Nuseo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid en 1993, después de su muerte.

Comisaria: Glòria Picazo

Pienso que una obra de arte debería dejar perplejo al espectador, hacerle meditar sobre el sentido de la vida
Antoni Tàpies