Del 9 de mayo al 24 de septiembre de 2024
Jordi Colomer aborda de manera abierta y participativa, la vida colectiva de las ciudades. Partiendo de la dimensión escénica de su obra, lo que es ilusorio y la realidad confluyen en un vaivén continuo.

Tras un primer periodo centrado en explorar la materialidad de la ficción mediante la producción de objetos-escultura, Colomer traslada a las calles ese aprendizaje acumulado para multiplicar las relaciones entre imaginación y realidad. De este desplazamiento surgen múltiples cuestiones que devendrán recurrentes: movilidad y nomadismo, provisionalidad y periferia, imaginario popular y humor, comunidad y utopía.

Fachada Foto Fiesta Futuro Fideos propone un recorrido extenso a lo largo del trabajo desarrollado por Jordi Colomer desde finales de los años ochenta hasta la actualidad, a través de múltiples formatos: escultura, collages, fotografía, vídeo, instalaciones y acciones en vivo. Este amplio conjunto de obras pretende no tanto explicar la evolución de su trayectoria como ahondar en aquello que permite concebirla de un modo unitario. La clave que proponemos para tal fin es la condición escénica: allá dónde lo ilusorio y lo real confluyen en un continuo y complejo vaivén.

La mayor parte de los trabajos reunidos son producciones desarrolladas en contextos concretos de una serie de ciudades de todo el mundo: Barcelona, Bucarest, Saná, Ciudad de México, Estambul, Tetuán, Módena, Palermo y Buenos Aires, entre otras. En estos emplazamientos, Colomer promueve una serie de acciones de escala diversa. En ocasiones la situación la protagoniza un solo actor —es el caso, por ejemplo, de Anarchitekton (2002-2004), No? Future! (2006) y Medina Parkour (2014)—, otras veces se apela a comunidades determinadas (Abecedario argentino, 2023) y, muy a menudo, se convoca al conjunto de la ciudadanía, como vemos en Crier sur les toits (2011), New Palermo Felicissima (2018) o Modena Parade/Corteo Modenese (2022). En cualquier caso, se induce siempre un acontecimiento, sea minúsculo o aparatoso —desfilesfiestas, desplazamientos—, mediante el cual la colectividad halla nuevas herramientas con las que abordar cuestiones cruciales: ¿cómo y dónde se construyen comunidades?, ¿quiénes son sus actores?, ¿cuáles sus temporalidades?, ¿cómo se constituyen sus imaginarios? Fachada Foto Fiesta Futuro Fideos. Si una sola letra, por lo pronto, es así de  fértil, fructífera y fecunda, ¿qué nos puede deparar el alfabeto entero?

La exposición se organiza mediante una concatenación de escenas que dinamitan el orden cronológico. Si bien el grueso de los trabajos lo componen producciones posteriores a 2002 —cuando Colomer se decide por el escenario callejero—, diversos objetos-escultura realizados en décadas anteriores salpican asimismo el conjunto para acentuar la «teatralidad» que atraviesa la obra íntegra de Jordi Colomer. Propuestas como Nova Opereta (1992) o Maravillas (fragmento) (1995-2004) apuntan ya hacia la potencia de la fabulación que, redimensionada, alimentará la pulsión utópica que anima otras posteriores como L’Avenir (2011),

X-Ville (2015) o ¡Únete! Join Us! (2017). Así como los primeros trabajos acentuaban la materialidad de la ficción, esta cobra también cuerpo real cuando se traslada al escenario callejero, bien mediante gestos livianos (STANDARD MEX, 2019), bien a través de rituales colectivos (La, Re, Mi, La Festa de la roba bruta, 2014). De ahí que las propuestas reunidas en este museo de cartón puedan concebirse como un peculiar ejercicio de prefiguración: esa modalidad de acción directa que ensaya posibilidades en tiempo real y lugares concretos. La fabulación deviene así política, al afirmar que podemos discutir la vida colectiva mientras se imagina y se realiza.

Para el despliegue eficaz de esta «condición escénica» capaz de prefigurar otra vida, otro modelo comunal y otra posible ciudad, el trabajo de Jordi Colomer se adapta, tal como constata la exposición, a los lugares, los tiempos y los medios que considera más adecuados. Los escenarios preferidos son aquellos que conservan bastante ambigüedad para ser reconfigurados por la imaginación. Las periferias urbanas (Avenida Ixtapaluca (Houses for México), 2009; Poble Nou, 2013; Anarchitekton, 2002-2004), las azoteas (The Istanbul Map, 2010) e incluso el desierto (En la pampa, 2008) son enclaves con energía entrópica suficiente para acelerar su transformación. Asimismo, en la medida en que lo escénico solo conoce el tiempo real de su puesta en acto, en los trabajos de Colomer lo pasado y lo futuro no son más que fragmentos de ficción que alimentan un presente collage. Remotas ensoñaciones utópicas de la guerra civil española (Prototips 1, 2004) o desaparecidas tradiciones lúdicas (las fiestas de estudiantes noruegos de Svartlamon Parade, 2014) actúan como posibles estímulos efectivos para el nuevo acontecimiento. En cuanto a los medios y las herramientas con que consumar la reunión entre posibilidad e imaginación, los recursos se multiplican. Lo festivo y lo humorístico suspenden el orden ordinario (Svartlamon Parade, 2014), los pregoneros nos convocan a experimentar situaciones nuevas (No? Future!, 2006), las consignas incitan a acciones inéditas (Crier sur les toits, 2011) y las maquetas deslocalizan lo establecido (Anarchitekton, 2002-2004)

En Fachada Foto Fiesta Futuro Fideos, la reunión de trabajos muy dispares, presentados en un (des)orden de carácter orgánico, promueve la contaminación entre geografías, relatos y objetos. Los proyectos conviven en un entorno donde se avivan la simultaneidad, la fragilidad y la diversidad de recorridos, en una suerte de urbanismo ambulante propio de las ferias y otras arquitecturas precarias. Una exposición, como de cartón, con la que garantizar que cada una de sus escenas conserva el potencial de seguir agitando nuestros modos de vida.

Con motivo de esta exposición se han desarrollado tres nuevas producciones: Abecedario argentino, Spanish Coast y El Balcó.

Artista

Jordi Colomer

Comisariada por

Martí Peran