al

Si nos preguntamos sobre el marco por el que transcurre nuestra vida, podríamos convenir que, para obtener una explicación de nuestro mundo, debemos referirnos tanto a su realidad temporal como a su realidad espacial. Es decir, tanto a la categoría que se desarrolla entre un comienzo y un final –y que está sometida a una mutación constante– como a aquella donde todo sucede porque todo lo abarca y donde todo tiene lugar. En consecuencia, junto a la posibilidad de entender nuestra vida como lo que somos entre el nacimiento y la muerte, también es posible acercarse a ella de modo fragmentario y sobre los cimientos de los espacios por los que se desarrolla y evoluciona.

Obviando que la linealidad de nuestra existencia depende de los dictados de un azar que, por mucho que nos apliquemos, nunca logramos dominar por completo, hemos establecido el punto de partida de nuestro proyecto basándonos en los lugares por los que transcurre. Es decir, en los espacios que nos pueden definir en función del uso que hacemos de ellos.

En el desarrollo de esta aventura, Georges Perec –conocido, entre otras cosas, por su tendencia obsesiva a listar lo que pasa cuando no pasa nada o lo que se nota y que nunca anotamos– se perfila a nuestro juicio como el guía más adecuado. Así, además de ser el autor del libro que da título a la exposición, Perec nos proporciona la pista de los espacios a los que queremos acceder, al margen de cualquier voluntad enciclopédica y abriendo interrogantes en torno a los significados que pudieran tener para cada uno de nosotros.

Concebida a la manera de un edificio fragmentado espacialmente según la tipología que Perec establece en su libro Especies de espacios (Montesinos, 1999), la exposición reúne una selección de obras escogidas por su capacidad de remitir a las áreas en las que actuamos, somos, nos movemos, pensamos y vivimos. Es decir, a unos espacios que, vistos a través de los ojos de un artista, nos aproximan al significado que pudieran tener para nosotros a través de producciones específicas, de obras pertenecientes a la Colección u otras que, por razones de diversa índole, se nos antojan como el contrapunto ideal para forzar a la imaginación a buscar lo que mejor defina el modo en que los usamos.

Más que una exposición de tesis, archivo o documentación, nuestra propuesta para Especies de espacios se debe entender como una interpretación libre de un libro en su deriva por algunos de los recovecos del espacio público y privado, la intimidad y la vida social, lo que somos y lo que ven de nosotros. En suma, como la deriva de la existencia humana, desde el espacio mínimo y acotado de una página hasta la imposibilidad de poner límites a una idea de espacio en general.

Ignasi Aballí, Lara Almarcegui, Serafín Álvarez, Martí Anson, Marcel Broodthaers, Luz Broto, stanley brouwn, Victor Burgin, Luis Camnitzer, Azahara Cerezo/Mario Santamaria, Joan Colom, Jordi Colomer, Guy Debord, Pep Duran, Andrés Fernández, León Ferrari, Lucio Fontana, Dora García, Gego, Joan Hernández Pijuan, Francisco Ibáñez, Marla Jacarilla, Adrià Julià, Emma Kay, Guillermo Kuitca, Manolo Laguillo, MAIO, Gordon Matta-Clark, Ester Partegàs, Lois Patiño, Gerhard Richter, Humberto Rivas, Pedro G. Romero, Gino Rubert, Francesc Ruiz, Edward Ruscha, Daniel Steegmann Mangrané, Saul Steinberg y Ignacio Uriarte.

Comisario: Frederic Montornés
Producción: Museu d'Art Contemporani de Barcelona


Contenidos relacionados

Actividades

Exposiciones

Vídeos

Imágenes

Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Roberto Ruiz
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll
Vistas de la exposición "Especies de espacios", 2015. Foto: Miquel Coll

Audios

Más mística que racionalista, alcanza verdades que la lógica no puede alcanzar
Visita comentada AMICS a la exposición 'Especies de espacios' (en catalán)
FONS ÀUDIO #40. Martí Anson Escenas eliminadas
04.04.2016
FONS ÀUDIO #15 Ignasi Aballí. Escenas eliminadas
05.12.2012
FONS AUDIO #8 Pep Duran
01.06.2011
FONS ÀUDIO #15 Ignasi Aballí
12.11.2012
FONS ÀUDIO #40 Martí Anson
14.03.2016
Son[i]a #211 Serafín Álvarez
03.08.2015
Son[i]a #213 Ignacio Uriarte
01.09.2015
Son[i]a #214 Luz Broto
02.10.2015
Son[i]a #225 Lúa Coderch
12.04.2016
El oro no se asocia con la suciedad. Y el oro, como los diamantes, es un material ensalzado. Posee tal grado de abstracción que te sitúa, si lo utilizas artísticamente, en un nivel aún más elevado.
James Lee Byars