19 h RUE. VOLMIR CORDEIRO
La calle está abierta hacia otra. La calle inventa lenguas, tipos, alberga a los vagabundos y presta su escena a los artistas que se refugian en ella. El vagabundeo es un excelente invento de la calle. La calle ha inventado la clase, la raza, la angustia, la sangre; no se nos escapa nunca, todos la conocemos. Congrega a las personas, las manifestaciones sórdidas, está ahí para nosotros; y nos parece que representamos el «nosotros» cuando nos encontramos en la calle. Pero es mentira. La calle selecciona, limita, impide, separa, dicta. La calle no es el camino, no quiere salir al mundo. Se queda en la ciudad. En la ciudad, llena de poetas. Los poemas pulverizados. Las arrugas. Las calles son como las arrugas de un rostro: las calles del rostro, las arrugas del suelo. Si digo que la calle teje con el cielo, no exagero nada: ambos tienen ese increíble poder para sentir las cosas, los seres, las materias pobres. Para desnudarse. La calle que quisiera proponer sale a la caza incansable del sueño que los edificios nos han arrebatado.

Concebí Rue a partir de poemas breves y epigramas de Bertolt Brecht. El procedimiento es el de ofrecer mi cuerpo al poema para que disponga de una escena. Cuando el poema se encarna, allí donde la carne se ocupa de las palabras y de su significado, el poema se convierte en polvo y, al dispersarse, da lugar a otras imágenes que generan nuevos significados. El principio es siempre el mismo: ofrecer al cuerpo la forma de un poema. Volmir Cordeiro

Ficha técnica:
Coreografía e interpretación:
Volmir Cordeiro / Percusión: Washington Timbó /Sonido: Cristián Sotomayor / Iluminación: Abigail Fowler / Regidor de iluminación: Abigail Fowler o Ludovic Rivière / Vestuario: Vinca Alonso, Volmir Cordeiro / Producción: Margot Videcoq

19 h RESPIRAR ES ARDER. Un proyecto AIR-CONDITION
Iñaki Álvarez y Martí Sales

El científico loco De Selby creó una sustancia química para destruir todo el aire del planeta y exterminar a la humanidad, que consideraba perdida sin remedio. En el proceso de investigación descubrió, por casualidad, que una atmósfera desoxigenada permitía viajar en el tiempo y así pudo charlar, por ejemplo, con San Juan Bautista. Nosotros pretendemos hacer lo contrario: visibilizar el aire que nos permite vivir y sacarle jugo. También estamos locos y pensamos que la humanidad está perdida sin remedio, pero de momento no queremos exterminarla. Tampoco sabemos qué vamos a encontrarnos en el proceso de investigación sobre la naturaleza de este elemento que nos hace arder: ¿descubriremos la cantidad exacta de CO2 que emitimos cuando mandamos un email? ¿O que hay mil y una maneras de lanzar octavillas? ¿Calcularemos cuántos metros cúbicos de aire se ocultan en los techos de las salas del MNAC? ¿Aprenderemos, por fin, en qué consiste la dispersión de Rayleigh o cuánto hilo de pesca utilizó Núria Canal en 2008 en su instalación Uncover, en la Fundación Suñol?

Air-condition propone hacer explícito el aire como elemento que forma parte de nuestras vidas colectivas. Se trata de generar atmósferas y meteorologías de interior y exterior que permitan rearticular y descomponer categorías aceptadas como las de cuerpo, individuo, colectivo, humano, no humano, cultura o naturaleza. Air-condition es un proyecto mutante en sus integrantes y en su forma. En esta ocasión Iñaki Álvarez y Martí Sales proponen la serie de intervenciones Respirar es arder, que llevarán a cabo en varios emplazamientos durante el festival Sâlmon.

Actividades organizadas en colaboración con El Graner en el marco del Sâlmon Festival.

Foto: Marc Domage

Programa

SÁBADO 26 DE NOVIEMBRE DE 2016, 19 h
Lugar: Atrio del museo

- 19 h Rue. Volmir Cordeiro

- 19 h Respirar es arder. Un proyecto Air-condition
Iñaki Álvarez i Martí Sales

Programas públicos
macba [at] macba [dot] cat
Tel: 93 481 33 68
No pienso en el arte cuando trabajo. Trato de pensar en la vida
Jean-Michel Basquiat