al

Seminario

El arte revolucionario soviético producido entre las décadas de 1910 y 1930 sigue ejerciendo un influjo poderoso sobre numerosos aspectos de nuestro modelo cultural. Sin embargo, el modo de evocar este arte ha oscilado históricamente entre la fetichización de sus invenciones formales y la exaltación de su idealismo, mostrado como una imposibilidad voluntarista dentro de una quimera («la» revolución a imagen y semejanza de un monstruo mitológico que siempre acaba por devorar a sus hijos).

Ciertas visiones dominantes sobre las vanguardias soviéticas han sofocado su carácter de acontecimiento, de irrupción poderosa de la singularidad y la diferencia en el devenir de la historia del arte y también de la política. Asimismo, han obviado la fuerte resonancia que la potencia de dicho acontecimiento ha tenido –desde entonces y hasta ahora– en la búsqueda de una politicidad del arte –la cual, por necesidad, ha de ser siempre renovada. En este seminario se trata de pensar la actualidad de ciertos debates, habidos en el seno del arte soviético revolucionario, en un doble sentido: ¿De qué manera la onda expansiva de aquel acontecimiento reverbera aún hoy? y también, ¿bajo qué formas es posible apropiarse de algunos de sus procedimientos, modelos y herramientas?

Para ello, podemos acercarnos a través de un triple movimiento al caso propuesto. En primer lugar, se trata de articular una genealogía; en segundo lugar, de aplicar una lectura crítica; y en tercer lugar, de rastrear la actualización de algunos de sus debates y prácticas, de entre los cuales, para este seminario, hemos elegido aquellos que tuvieron lugar en torno a la irrupción del productivismo y de la factografía.

Cada uno de esos movimientos de aproximación seguramente genera tantos interrogantes como certezas. ¿Cuál puede ser la actualidad de un arte de la producción cuando está en curso una revolución del modelo de producción capitalista? ¿Cuál sería su programa posfordista? ¿Cómo poner en práctica una articulación entre arte y producción que no contribuya a la expansión de las formas estetizadas de la política o del consumo de masas? ¿Qué sentido tiene un arte dedicado al registro de los hechos, en el marco de las sociedades de la vigilancia y el control? ¿Dónde se ubican los procesos de transformación radical de nuestras sociedades a los que las nuevas politicidades del arte deben contribuir?

Este seminario forma parte del PEI


Programa

27 de marzo de 18 a 21 h y 28 marzo, de 11 a 20 h

Viernes, 27 de marzo

18 h
Devin Fore: Labor sans phrase

19.30 h
Christina Kiaer: La producción artística del objeto socialista

Sábado, 28 de marzo

11 h
Doug Ashford (Group Material): La reinvención del activismo artístico

12.30 h
Dmitry Vilensky (Chto delat?): Colectivismo artístico después de la vanguardia

16 h
Makrolab: Los nuevos anudamientos entre arte y ciencia

17 h
Hito Steyerl: Documentar (en) las sociedades de control

18.30 h
Debate y conclusiones con Brian Holmes

Participantes

Devin Fore es profesor en el departamento de alemán de la Universidad de Princeton. Actualmente es research fellow en The American Academy de Berlín. Ha publicado ensayos en las revistas New German Critique y Grey Room, y ha sido editor de una edición especial de la revista October sobre la factografía soviética.

Christina Kiaer es profesora de historia del arte en la Universidad de Northwestern. Ha publicado Imagine No Possessions: The Socialist Objects of Russian Constructivism y ha sido editora del libro Everyday Life in Early Soviet Russia: Taking the Revolution Inside.

Doug Ashford es profesor en la Escuela de Arte de The Cooper Union. También es artista visual y durante años fue miembro de colectivo Group Material con quien participó en más de cuarenta exposiciones y proyectos públicos, entre los cuales destacan The Castle, Democracy y AIDS Timeline.

Dmitry Vilensky es miembro de Chto delat? fundada en el año 2003 en San Petersburgo. Esta plataforma abre un espacio entre la teoría, el arte y el activismo. Sus miembros incluyen artistas, críticos, filósofos y escritores.

Makrolab es un proyecto que combina arte y ciencia, que lideró el artista esloveno Marko Peljhan. Se trata de un laboratorio sostenible temporal diseñado para apoyar a artistas y científicos que trabajan y conviven aislados durante periodos de hasta 120 días.

Hito Steyerl es cineasta y escritora residente en Berlín. Actualmente es profesora invitada de media creation en la Universidad de Bellas Artes de Berlín. Escribe sobre las implicaciones políticas del arte.

Brian Holmes es crítico de arte, teórico cultural y activista. Es autor de Hieroglyphs of the Future y Unleashing the Collective Phantoms: Essays in Reverse Imagineering, y publica en el blog Continental Drift.

Tel: 93 481 79 00
pei [at] macba [dot] cat

Contenidos relacionados

Audios

Conclusions with Brian Holmes
Documenting (in) Societies of Control
New Links between Art and Science
Art Collectivism after the Avant-Garde
The Reinvention of Art Activism
Artistic production of the Socialist object
Labor sans phrase
Labor sans phrase
Artistic production of the Socialist object
New Links between Art and Science
Documenting (in) Societies of Control
Conclusions with Brian Holmes

Publicaciones

Uno llega a algo que no se puede pintar.
Dieter Roth