“Nuestro trabajo se realizó con lápiz sobre la pared y murió de alguna manera con ella. Los sexos dibujados estaban rodeados por nuestras siluetas también dibujadas y penetrados por espejos, una metáfora conceptual que los situaba en el campo de lo surreal.” Así explicaban Helena Cabello y Ana Carceller una de las recientes adquisiciones de la Colección MACBA que puedes ver expuesta en Acción. Una historia provisional de los 90.

Ya no me importa tu mirada muestra el dibujo de dos cuerpos en la pared con pequeños espejos rotos en la zona de los genitales que se reflejan mutuamente. Las artistas los han situado a poca altura y de una forma poco habitual en un museo aludiendo a la descentralidad que la representación femenina ha experimentado a lo largo de la historia. A raíz de su participación en el ciclo Pantalla Abierta, ellas mismas nos cuentan su idea de las subjetividades disidentes y comentan algunas de sus obras en la Colección MACBA.

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

Podría ser mi dormitorio (o algo parecido a ello). Incluso las mismas características técnicas: todas las paredes y volúmenes construidos en ese módulo de tela cruda para pintores donde medirme y medirnos.
Pep Agut