La imagen de la obra no está disponible on-line.

Interview (Chris Dercon). Topics: Rock My Religion. (Recorded, Leuven), 1984

Entrevista (Chris Dercon). Temas: Rock mi religión. (Gravada, Leuven), 1984

Ann Lee, una trabajadora analfabeta en una fábrica de Manchester, Inglaterra, fundó la religión de los Shaker a mediados del siglo dieciocho.
Ella vio una respuesta a los problemas de la clase trabajadora. El matrimonio heterosexual producía un enorme número de niños famélicos a los cuales los propietarios de las fábricas explotaban con trabajos mal pagados. La Biblia mostraba que el matrimonio heterosexual era el resultado desnaturalizado del pecado de Adán en el Jardín del Edén. Originalmente Adán había sido creado bisexual y completo. Dios castigó a Hombre y Mujer obligándoles a un trabajo enajenante y a las torturas del parto. Ann Lee se creía la encarnación femenina de Dios, siendo Cristo la encarnación masculina. Creó una comunidad utópica basada en la auto-negación sexual, la igualdad estricta entre hombre y mujer; y una economía basada completamente en la artesanía con la propiedad de bienes en común.
La primera comunidad Shaker se formó en América en 1774.
Los Shakers se dedicaban al trabajo simple y sobrio; se hicieron famosos por sus innovaciones en el diseño de muebles así como por su arquitectura, funcional y austera. Se eliminaba todo lo ornamental por pecaminoso y falso. Sus salas de reuniones reflejaban la simetría bilateral de la organización socio-sexual Shaker, con dos auditorios cara a cara, dos salidas separadas y dos escalinatas que llevaban a las residencias del Mayor y la Mayor.
Los Shakers practicaban un baile de trance estético, cuya finalidad era curar el alma y hacer salir a la fuerza al Diablo de su escondite. Rodaban por el suelo o ladraban como perros para liberarse del falso orgullo. Para muchos, el comunalismo Shaker era un antídoto al individualismo puritano. El puritano estaba solo con su conciencia y con su culpa. Evitar la perdición sólo se podía conseguir cuando la mente vencía al cuerpo con el empeño del trabajo provechoso. Como reacción contra este punto de vista y contra el deísmo oficial de la república, «El Gran Despertar Religioso» empezó en el sur en 1.800 y se extendió por toda América. En sus reuniones en las tiendas de campaña muchos se levantaban para arrepentirse y empezaban a «hablar en todas las lenguas»; se introdujeron las guitarras en los servicios con la gente «dando vueltas y balanceándose», mientras recitaban frases bíblicas en su deseo colectivo de volver a nacer a través del sufrimiento de Cristo.
Durante los cincuenta surge una nueva clase: el adolescente. Su religión es el rock’n’roll. Esta clase se ha liberado del trabajo para no tener que añadirse al desempleo de la posguerra; el papel del adolescente es el del consumidor. Aunque liberado de la ética del trabajo familiar, el ocio completo se convierte en aburrimiento y rebelión.
El rock parece burlarse de la religión tradicional, desublimando la sexualidad reprimida de la doctrina puritana necesaria para justificar el trabajo como salvación. La forma del rock incorpora el resurgir del «hablar en todas las lenguas» en las tiendas de campaña y el baile movido del los Shakers.1 Sin embargo ahora el rock pide sexo, libre de las ataduras de la vieja familia y de la reproducción. Glorifica al pecador impenitente, pero también expresa con la noción de un grupo de rock un anhelo de una estructura familiar nueva no edípica.
Se postula un nuevo «Paraíso adolescente». Los adolescentes son «Angelescentes», se parecen a los ángeles porque sus voces se alteran entre el «varonil» barítono y el «femenino» falsetto; y por el modo en que sus cuerpos están todavía sin formar, y por sus caras angélicas. Mientras que la cultura de los adultos veía a los niños como «ángeles» inocentes, los adolescentes miraban lo angélico con relación al éxtasis de las primeras y puristas sensaciones sexuales. El sexo se libera de la reproducción, de la familia y de la responsabilidad social.
La teología del rock como "diversión" se basa en un cambio, después de la segunda guerra mundial, del concepto de Apocalipsis. Para los religiosos del siglo dieciocho, el Apocalipsis representaba el anhelo de una culminación de la historia que daría vida a sus visiones utópicas y en el que ellos, los Elegidos, se salvarían. A medida que las creencias religiosas fueron a menos durante el siglo diecinueve, el progreso científico reemplazó la creencia en el Armagedon por la creencia de que la solución a los males sociales se conseguiría a través de la evolución de la tecnología. De repente, con el espectro de la bomba atómica, se invalidó este optimismo: la tecnología del hombre tenía el potencial para hacer desaparecer el mundo en un Armagedon final, negativo, sin sentido.
La ideología del rock nace de la futilidad del placer retardado si el mundo ha de finalizar pronto, y del repudio del régimen de trabajo y tecnología que dio lugar al nacimiento de la bomba.
El club de rock y las actuaciones en conciertos son como una iglesia, santuarios en contra del mundo de los adultos. Los instrumentos eléctricos desatan energías anárquicas para la masa. La estrella del rock sacrifica su vida y su cuerpo contra el régimen del trabajo; viviendo su vida y actuando al limite, trasciende los valores del trabajo de cada día. Su trascendencia se consigue a cambio de sacrificar su capacidad de convertirse en adulto. Ha de morir, o caer de su púlpito.
A finales de los sesenta los grupos de rock vivían como extensas familias en grandes casas en las urbes, trasladándose a los conciertos en autobuses habilitados para la vida en colectividad. En los festivales de rock al aire libre, los fans vivían juntos en tiendas de campaña.
Originalmente el rock expresaba la sexualidad adolescente, masculina. La guitarra electrificada, la voz proyectada por el micrófono y el cuerpo del artista se convirtieron en símbolos fálicos. En una actuación en Miami, Jim Morrison fue detenido por la policía. Supuestamente se había desnudado a la vista de todos. Había llegado a la creencia de que el rock, al haberse convertido en un gran negocio, había muerto. La exhibición de su pene fue vista por el público como un gesto patético; para Morrison significó la muerte de su valor como estrella del rock. Al enseñar su (patético) pene, en vez de convertir en fálicos su cuerpo y su actuación, deseaba cuestionar la mística del rock como espectáculo. Las primeras actuaciones de Morrison habían tomado la forma de un ritual. En este ritual de «muerte del rock» quería revalidar el complejo de la castración. A través de su propia castración, la estrella expresaba su deseo de ver el rock como el causante de la destrucción del orden edípico.
Patti Smith tomó el «viaje negativo» de Morrison e intentó transformarlo –y al rock– en un bien social positivo. Ella es la primera en explicitar la verdad de que el rock es una religión. Patti creía que el papel de la sacerdotisa egipcia prepatriarcal se podía combinar con el retorno al hablar «en todas las lenguas» de la tienda de campaña, para crear un nuevo idioma del rock, que no sería ni masculino ni femenino.
La religión del adolescente de los cincuenta y de la contracultura de los sesenta se adopta por parte de los artistas pop, que proponen el fin de la religión del «arte por el arte». Patti lo lleva un poco más allá; el rock como una forma de arte que llegará a abarcar la poesía, la pintura y la escultura. Si el arte sólo es un negocio, como sugiere Warhol, entonces la música expresa la emoción más comunal, más trascendental que ahora el arte niega.

Dan Graham, 1997.


Ficha técnica

Título original:
Interview (Chris Dercon). Topics: Rock My Religion. (Recorded, Leuven)
Número de registro:
2573
Artista:
Graham, Dan
Fecha de creación:
1984
Año de adquisición:
2005
Fondo:
Colección MACBA. Fundación MACBA
Tipo de objeto:
Media
Técnica:
Vídeo monocanal, color, sonido, 29 min 32 s
Créditos:
Colección MACBA. Fundación MACBA. Depósito particular
Copyright:
© Interview (Chris Dercon). Topics: Rock My Religion. (Recorded, Leuven) by Dan Graham. Todos los derechos reservados.
Recursos de accesibilidad:
No

La Colección MACBA está formada por arte catalán, español e internacional y, aunque incluye obras desde la década de 1920 en adelante, se centra especialmente en el periodo comprendido entre la década de 1960 y la actualidad.

Si necesitas más información sobre la obra o el artista, puedes consultar la biblioteca del MACBA. Si quieres solicitar la obra en préstamo, puedes dirigirte a colleccio [at] macba.cat.

Si quieres conseguir la imagen de la obra en alta resolución, puedes enviar una solicitud de préstamo de imágenes.

Yo pinto como si fuera andando por la calle. Recojo una perla o un mendrugo de pan; es eso lo que doy, lo que recojo
Joan Miró