Cargando...

Trilogia postfordista II. Blue-collar Suite No. 2: Lear's Song, 2009

Trilogía postfordista II. Suite del obrero núm. 2: La balada de Lear, 2009
Instalación, Dimensiones variables
El cierre de la planta de producción de la multinacional estadounidense Lear Corporation en Cervera (Lleida) en 2002 tuvo un gran eco mediático. La empresa, que fabricaba componentes para automóvil y daba trabajo a 1.280 personas, trasladó la fábrica a Polonia. Octavi Comeron aborda este proceso de deslocalización en la segunda parte de su Trilogia postfordista, una reflexión visual y conceptual sobre las formas de trabajo obrero en el capitalismo avanzado. El azul remite al mono del obrero. La obra parte del concepto de «double bind» o doble vínculo, propuesto en los años cincuenta por el antropólogo Gregory Bateson para describir una situación de conflicto imposible de resolver. En la pared, como referencia a la idea de tiempo productivo, se proyecta una cifra que va sumando cada segundo y que partió de 0 el día de la inauguración de esta muestra.

Ficha técnica

Título original:
Trilogia postfordista II. Blue-collar Suite No. 2: Lear's Song
Número de registro:
5121
Artista:
Comeron, Octavi
Fecha de creación:
2009
Año de adquisición:
2014
Fondo:
Colección MACBA. Consorcio MACBA
Tipo de objeto:
Instalación
Técnica:
Materiales diversos
Dimensiones:
Dimensiones variables
Créditos:
Colección MACBA. Consorcio MACBA. Donación Herederos Octavio Comeron
Copyright:
© Octavi Comeron
Recursos de accesibilidad:
No

La Colección MACBA está formada por arte catalán, español e internacional y, aunque incluye obras desde la década de 1920 en adelante, se centra especialmente en el periodo comprendido entre la década de 1960 y la actualidad.

Si necesitas más información sobre la obra o el artista, puedes consultar la biblioteca del MACBA. Si quieres solicitar la obra en préstamo, puedes dirigirte a colleccio [at] macba.cat.

Si quieres conseguir la imagen de la obra en alta resolución, puedes enviar una solicitud de préstamo de imágenes.

El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida