Fondo de la colección

Joan Brossa '(Nus)', 1989

Nus

Nudo

Fecha:
1989
Tipo obra:
Poema-objeto
Material:
Metal y plástico sobre madera
Medidas:
33,6 x 41,1 x 37,1 cm; 26,5 x 40 x 35,8 cm
Procedencia:
Colección MACBA. Consorcio MACBA. Fondo Joan Brossa. Depósito Fundación Joan Brossa
Registre núm:
4877

–En la poesía visual como en la literaria existen diferentes colores; puedes hacer un poema lírico, o irónico o épico. Depende de lo que expresas, usas un lenguaje u otro, o técnicas y materiales diferentes. Puedes pasar del lenguaje utilitario al lenguaje mágico. Por cierto que hice una sextina cibernética. La sextina es una forma medieval muy compleja que creó Arnaut Daniel, un poeta del trobar clus, es decir, hermético, casi surrealista. Unos amigos me pusieron a disposición una máquina y yo les expliqué qué era la sextina. Me dijeron: necesitamos tantos verbos, tantos sustantivos, tantos adjetivos... Eso lo meten en la máquina, se lo explican y ella sola hace unos versos muy bonitos. Todos los versos tenían una estructura demasiado idéntica, claro, pero la máquina creó unas imágenes impresionantes que parecían salidas del subconsciente. Esto te hace pensar, porque las imágenes eran realmente cósmicas. Fue como un niño probeta... ¡Ja! ¡Ja!

–De hecho el método no es tan diferente cuando crea sus poemas visuales o sus poemas objeto, porque no los realiza usted...


–No, yo lo imagino, hago un boceto y, si se trata de dibujarlo, lo doy a un dibujante, y cuando hay algo de mecánica, tengo un amigo que se llama Manuel Viñas que tiene una pequeña fábrica y me lo hace o me ayuda a buscar los utensilios que necesito...

–¿Y en el proceso de realización hay modificaciones? ¿O usted deja que sus colaboradores introduzcan modificaciones?

–No, no. Yo vigilo que no se modifique nada, pero no tengo que sufrir porque son muy fieles. Manuel es aún más perfeccionista que yo. Yo creo que el poema visual debe tener un núcleo que debe mantenerse y lo demás es secundario, pero él dice que no, que debe ser exacto al boceto. Pone demasiado esmero, pero lo hace con buena intención. Es de gran ayuda. Tengo un objeto que aún no he expuesto nunca, que necesitaba un ancla, no una pequeña, no, de barco grande: pues él me la encontró. Otra vez necesitaba una rueda de carro cuadrada y me llevó a una fábrica. Cuando el dueño supo lo que queríamos nos dijo: –Hablad con el encargado y ya os entenderéis con él... ¡Ja! ¡Ja!

Ballester, Arnal: «Com fer una roda quadrada», La Il·lustració. Revista molt il·lustrada de l'Associació Professional d'Il·lustradors de Catalunya, núm. 1 (noviembre-diciembre de 1994), p. 4-7

  • Añadir a Recorrido

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

  • Compartir

    Por email

  • Comentar

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

¿Por qué visitas la web del MACBA?

¡Muchas gracias! Tu respuesta nos ayuda a mejorar esta web.