al

Öyvind Fahlström (São Paulo, 1928 - Estocolmo, 1976) ha sido una figura subestimada y generalmente mal situada en la historia del arte. A menudo se le ha definido como precursor excéntrico del arte pop europeo. Sin embargo, si bien es cierto que el artista recurre a una imaginería propia del pop y que presta especial atención a las posibilidades creativas de los nuevos medios de comunicación de masas y la cultura underground, su obra se diferencia por presentar un elevado grado de complejidad conceptual y por estar articulada a partir de sus más profundas convicciones morales y políticas.

Se reunieron para esta exposición más de setenta piezas procedentes de colecciones públicas y privadas, así como un amplio repertorio de material documental de los archivos del artista, que en ese momento acababan de ser depositados en el MACBA.
Fahlström se dirige a un espectador-lector capaz de seguir y descifrar superposiciones de signos y figuras. Apuesta también por un público cómplice, dispuesto a participar en sus singulares juegos de exorcismo y tentativas de libertad. Desde Opera (1953) hasta sus grandes pinturas testamentarias de la serie Night Music, pasando por las instalaciones monumentales –The Little General (Pinball Machine) (1967-1968) o Meatball Curtain (for R. Crumb) (1969)–, sus obras abogan por una ampliación de los límites del arte, inspirada en el modelo operístico, que pasa por la performance, la música, el cine y el activismo político.

A pesar de su relación aparente con el pop art, en cuanto al uso de imágenes de la cultura de masas (comics, revistas, documentales, diarios, etc. ) la obra de Fahlström presenta un alto grado de complejidad conceptual, construida siempre a partir de sus convicciones morales y políticas. Esta exposición puso de relieve la singularidad de la trayectoria de Fahlström (Sao Paolo, 1928-Estocolmo, 1976), la imposibilidad de reducirla a un grupo artístico o movimiento particular, la diversidad de técnicas y recursos que utiliza y su compromiso social. El interés del artista por el espectador lo llevó a integrar al observador en la realización de su obra. En sus "pinturas variables" Fahlström creó elementos independientes, normalmente fijados al fondo con imanes de manera que se pueden reorganizar para formar diferentes composiciones. Así la obra de arte no está nunca "acabada"; las variaciones podrían continuar hasta el infinito. Pero Fahlström prefirió que las nuevas disposiciones de cada variable especificada fuesen recreadas al exponer su obra al público. La exposición del MACBA prestaba una especial atención a esta exigencia.

Comisarios: Jean-François Chevrier i Manuel J. Borja-Villel, con la colaboración de Sharon Avery Fahlström

Itinerancias

18 OCT. 2000 - 08 ENE. 2001 Salas del museo
29 SEP. - 24 NOV. 2002 Baltic-Centre for Contemporary Art
15 FEB. - 26 MAYO 2002 Institute d'Art Contemporain Villeurbanne
15 JUN. - 22 OCT. 2001 Massachussets Museum of Contemporary Art
17 MAR. - 15 MAYO 2001 Centro Studi sull'arte Foundazione Ragghitiani-Complesso Monumentale di An Micheletto

Reconstituir el desorden de una posible ciudad. Utilizar la maqueta no como un elemento de proyecto, sino como una representación de algo que ya existe.
Jordi Colomer