Hoy en día, el museo es reconocido por su gran capacidad de apertura crítica y reflexiva en torno al arte y el pensamiento, por el hecho de ofrecer una programación de calidad y por haber consolidado un programa de investigación y desarrollo de excelencia, aspectos que lo han convertido en un referente de ámbito internacional.

A lo largo de estos años, el museo se ha situado al frente gracias a una praxis museística propia, singular y a menudo innovadora, y ha sabido actuar como espacio de controversia y debate, lo que lo ha dotado de un gran dinamismo y de una muy buena relación con el sector artístico y cultural no solo de Cataluña. En el MACBA han confluido los movimientos y las voces más destacadas de la contemporaneidad, en una tensión siempre equilibrada entre su papel institucional y su voluntad transformadora y crítica de la sociedad.

Ahora, después de más de veinte años, el museo se enfrenta a una nueva etapa que, lejos de querer ser rupturista con el pasado reciente, propone un proceso de desarrollo y avance de acuerdo con una nueva visión y con nuevas oportunidades que pueden ser de gran calado para su futuro.

Una misma imagen puede ser testimonio, a la vez, del pasado y anticipar un previsible futuro.
Ignasi Aballí