Archivo

Provo, 1965-1967

Provo

Fecha:
1965-1967
Tipo obra:
Publicación en serie
Material:
16 v. : il. b/n ; diverses mides
Medidas:
Procedencia:
Col·lecció MACBA. Centre d'Estudis i Documentació
Registre núm:
A00255

El colectivo Provo

Entre 1965 y 1967, en sus acciones e intervenciones públicas en Ámsterdam y otras ciudades holandesas, el movimiento contracultural de corte anarquista Provo se dedicó a atacar por diversos flancos las estructuras sociales del Estado, combinando el humor absurdo y el cinismo con la intención de despertar entre el público el sentido crítico y provocar el cambio social. A pesar de la brevedad de su existencia, el activismo conceptual y las propuestas políticas de Provo, fenómeno equidistante entre un movimiento artístico y un partido político, lograron capturar el espíritu de toda una generación de holandeses, y compartieron época con los inicios del movimiento hippy.

El movimiento Provo, que toma su nombre de la expresión utilizada por el sociólogo holandés Wouter Buikhuisen para referirse a los “jóvenes gamberros” callejeros, fue fundado por Robert Jasper Grootveld y Roel van Duyn en mayo de 1965. Los integrantes del movimiento se dividieron en dos grupos. El grupo teórico fue impulsado por Van Duyn, a la sazón estudiante de filosofía, con la aspiración de dotar de conciencia revolucionaria a los movimientos urbanos del momento. El segundo gran grupo estaba constituido por los happeners, cuyo máximo exponente fue Robert Jasper Grootveld, artista, interesado en la magia y gran agitador a través de sus happenings exhibicionistas.

Los happenings y las acciones de los miembros de Provo, predecesores de los movimientos de protesta que se generaron en torno al fenómeno hippy apenas dos años más tarde, buscaban agitar la conciencia social, poniendo énfasis en temas como la importancia de la salud y la conservación del medio ambiente, o la transformación de la propiedad privada en pública. Una de las primeras acciones del movimiento fue el llamado Marihuettegame, concebido como un juego destinado a poner de relieve la ignorancia de los estamentos oficiales, y en particular de los agentes de policía, en relación con el consumo de cannabis. El juego consistía en lograr ser detenido (para, obviamente, ser puesto en libertad sin cargos) por consumir sustancias como té, especias, etc.

Junto con sus principales líderes, el artista Constant [Nieuwenhuis] –que editó el número 4 de Provo, dedicado en su totalidad a su proyecto New Babylon–, desempeñó un papel relevante en la configuración de la base conceptual del movimiento, llamada filosofía blanca. Esta filosofía dio lugar a los planes blancos, o propuestas estratégicas de política especulativa sobre el panorama político que, en su mayoría, denunciaban problemas sociales y tenían el objetivo de convertir Ámsterdam en una ciudad más habitable. Entre ellos destacaron el Plan blanco de las bicicletas, que proponía el uso masivo de la bicicleta como medio de transporte urbano a fin de disminuir el tráfico y la consiguiente contaminación atmosférica; el Plan blanco para el alojamiento, que impulsaba la ocupación de edificios y apartamentos vacíos para resolver el acuciante problema de vivienda en Ámsterdam; y el Plan blanco de las chimeneas, durante el cual los integrantes del grupo se dedicaron a pintar de blanco las chimeneas de las instalaciones industriales más contaminantes. Entre las acciones de protesta y concienciación que realizaron, una de las que obtuvo mayor repercusión fue su oposición a la boda de la Princesa Beatriz con Claus von Amsberg, por haber sido miembro este de las Juventudes Nazis.

Aparte de los planes, el movimiento también desarrolló su actividad en otras facetas, como la organización de conciertos, charlas filosóficas y sesiones de juegos malabares, la puesta en marcha de espacios para el consumo controlado de drogas (predecesores de las actuales narcosalas), etc. Para difundir sus actividades y su filosofía los provos emplearon a fondo las publicaciones en papel, entre las que destacan De new Babylon informatief (cuatro números publicados, Ámsterdam, 1965-1966), en la que Constant desarrolló sus nuevas estrategias y proyectos de urbanismo, el folleto semanal Image, el cómic God, Nederland en Oranje y un gran número de octavillas y hojas de mano. Una parte de estas publicaciones fueron llamadas Provocations, y numeradas en serie del 1 al 17.

Oficialmente, el movimiento despareció en mayo de 1967, aunque parte de sus integrantes continuaron activos hasta junio de 1968. Varios fueron los factores que provocaron su desaparición: por un lado, los estamentos oficiales intensificaron la represión contra todo tipo de movimientos revolucionarios juveniles, no solo en Holanda sino también en otros países, y ello provocó cierta desmoralización general. Al mismo tiempo, los principales enemigos del movimiento fueron destituidos de sus cargos oficiales, y los sectores políticos más moderados comenzaron a integrar en sus programas una parte de las propuestas Provo, desactivando así parte de los argumentos del movimiento. A ello se unió el desmembramiento del grupo dirigente, algunos de cuyos miembros decidieron integrarse en la vida política oficial, en tanto que otros radicalizaban su actitud de oposición hacia la oficialidad.


La revista

Provo fue una de las publicaciones más representativas y destacadas del movimiento. El primer número, que apareció en julio de 1965, contenía el manifiesto Provo, escrito por Roel van Duyn, e incluía recetas obsoletas para la fabricación de bombas caseras tomadas de panfletos anarquistas del siglo XIX. Debido a esta información, que fue considerada altamente peligrosa por la policía, cuatrocientos de los quinientos ejemplares que constituían la tirada fueron confiscados y destruidos. En total llegaron a publicarse quince números –con una periodicidad inicialmente mensual, que luego se fue volviendo más irregular– y un boletín extraordinario de Provo, cuyo último número se publicó en abril de 1967.

Como los impresores oficiales rechazaban imprimir estas publicaciones, al considerarlas subversivas, los integrantes del colectivo tuvieron que ocuparse directamente también de la impresión de la revista. Provo casi siempre se imprimió en blanco y negro, con la excepción de algunas portadas y de algunos números, impresos a dos tintas. Los números del 1 al 6 están impresos en ciclostil, y los números del 7 al extra en offset. En su producción, los factores estéticos ocupaban un segundo plano, si bien sus autores trataron conscientemente de alejarse de las estéticas publicitarias que se habían extendido a partir de los años cincuenta. La uniformidad y la coherencia de su estilo responden más bien, de hecho, a las carencias técnicas y económicas que condicionaron sus procesos de producción: el objetivo principal era obtener el mayor número de ejemplares para conseguir una distribución lo más amplia posible, pero con el mínimo presupuesto; a ello se adaptaron tanto su formato como sus características formales.

Provo comparte con las demás publicaciones del movimiento dos elementos gráficos significativos. El símbolo de la manzana, o gnot, concebido en 1962 como una representación psicogeográfica de la ciudad de Ámsterdam y transformado en el logo no oficial del movimiento, apareció con frecuencia no solo en las páginas de la revista y otras publicaciones suyas, sino también en pintadas urbanas. La trama de la pared de ladrillos, por su parte, fue un motivo recurrente, en un guiño a su consideración de los muros –y, por extensión, de la ciudad misma– como un lienzo en blanco sobre el que expresar nuevas ideas.
En el Archivo del MACBA se conserva la colección completa de la revista, es decir, los quince números y el boletín extra publicados. Cabe destacar que el número 1 corresponde a una edición facsímil realizada en 1966 por la revista belga REVO.





  • Añadir a Recorrido

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

  • Compartir

    Por email

  • Comentar

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

¿Por qué visitas la web del MACBA?

¡Muchas gracias! Tu respuesta nos ayuda a mejorar esta web.