Fondo de la colección

La Faute d'ortographe (Mea Culpa)

La falta de ortografía (Mea Culpa)

Fecha:
1964
Tipo obra:
Material gráfico
Material:
Impresión offset sobre papel
Medidas:
44,5 x 61,4 cm
Número Ejemplar:
Procedencia:
Colección MACBA. Fundación MACBA
Registre núm:
1568

Marcel Broodthaers podría haber pasado por la historia del arte como un digno heredero de las ideas surrealistas de Marcel Duchamp y René Magritte, si no fuera porque se preguntó —entre otras muchas cosas— ¿qué es el arte? y llevó sus conclusiones hasta las máximas consecuencias. Esto le convirtió en uno de los protagonistas del arte del siglo XX.

Entre 1964 y 1975 produjo veintiséis ediciones de obra gráfica y entre 1957 y 1975, veintiún libros. La colección completa de la obra seriada de Broodthaers es un conjunto de excepcional importancia, ya que contiene todos los registros presentes en su producción. La obra gráfica, las ediciones de libros y las películas de Broodthaers son no solo un elemento representativo de su producción artística, sino también un medio que le permite aprovechar las características de reproductibilidad para la significación de su obra.

LAS EDICIONES DE MARCEL BROODTHAERS
Michael Compton


Los otros tipos principales de múltiples de Broodthaers, es decir, sus libros y grabados, difieren enormemente en cuanto al tratamiento del medio de expresión y los procedimientos poéticos. [...] Sus obras grabadas son ediciones hechas a propósito, y no solo simples grabados o huellas. Fueron editadas en su mayor parte por galerías que, al parecer, las consideraron una forma de arte menos cara y, por lo tanto, mucho más fácil de vender. En aquel momento se predicaba la producción de múltiples como una forma de democratizar el arte. Tal como hicieron otros artistas, Broodthaers adoptó un procedimiento consistente en poner en valor tirajes limitados de ediciones técnicamente ilimitadas, añadiendo inscripciones hechas a mano. Es decir, siguió el juego hasta el límite, como hizo al publicar sus libros. Existe una "tautología" que ilustra dicho proceder: La Signature, editada por el mismo Broodthaers cuando dirigía su propio museo, consta de 153 firmas litografiadas. Todas las pruebas están firmadas a lápiz, a pesar de que el tiraje es ilimitado.

sU primer grabado constituye una tautología y una contradicción al mismo tiempo, aludiendo de una forma todavía más directa a los vínculos entre el artista y la galería. La Faute d'ortographe tiene su origen en el formulario de suscripción que una galería mandó imprimir para una de sus publicaciones, en la que el nombre de Broodthaers estaba escrito incorrectamente. El hecho de que se malogre constantemente, de un modo u otro, la ortografía de su nombre, tanto antes de llegar a ser conocido como después, es algo que Broodthaers siempre encontró divertido. Este detalle añadió un punto de curiosidad a sus tautologías, sirviendo de soporte a sus temas recurrentes: la enseñanza y la corrección, la designación y los errores aparentes de designación. En el grabado en cuestión raya los nombres correctamente escritos de los restantes artistas, indica la correcta ortografía de su apellido, añade su nombre, reforma la última letra (que fue escrita inicialmente de forma demasiado apretujada), vuelve a escribir la "t" que falta, la encuentra demasiado grande, la enmienda y la rehace un poco más pequeña. Las correcciones, tanto si afectan a la prueba original como a las propias correcciones del artista, pierden su estatuto convencional, es decir, desaparecen tras su uso, como todo lenguaje, convirtiéndose en grabado.

Broodthaers explota con frecuencia los errores intencionados, con el fin de hacerlos evidentes, incluso cuando no poseen ninguna voluntad de significación. Si se compara el plano que aparece en el grabado que lleva por título Musée-museum de la planta baja del edificio que albergó el museo de Broodthaers en la rue de la Pépinière con su reconstrucción parcial en la Salle Blanche, se constata que el dibujo, a pesar de ser plausible, es falso; Broodthaers, no obstante, no lo corrigió. El grabado que se titula Tractatus logico-catalogicus traduce la abreviación convencional "rat" [rata] por "ratures" [rayas]. ¿Debe verse la "solución" de la leyenda que acompaña a la silueta de un gato en otro grabado, cuyo título es La Souris écrit rat? ¿Quizás el gato ha borrado al ratón? Todos los grabados de Broodthaers suscitan conjeturas de este tipo, aunque él evite dar respuestas. Por otra parte, se trata de una labor que no incumbe al artista, sino al espectador. Yo siempre he asociado este grabado con una historia medio olvidada que trata de los orígenes de la pintura, de la que Vasari nos ofrece una versión incompleta. Debemos a Plinio el Viejo la versión original de este relato. La hija de Butadés de Sición dibujó la sombra de su amante cuando estaba a punto de partir. Broodthaers, sin duda, adopta la imagen del gato de una antología de juegos o de pasatiempos. En la misma página aparecen, además de un hombre cubierto de hollín, otras figuras que parecen provenir de un manual (¿de fotografía o de cine?) que contienen indicaciones elementales sobre el tratamiento de las sombras y de la luz. En otras palabras, las figuras ponen de manifiesto la cuestión de la realidad y la ilusión, tal como la ilustran la luz que se proyecta sobre un objeto y la sombra que éste desprende. Así pues, mi asociación de ideas, a pesar de que para el artista probablemente no haya sido deliberada, puede justificarse en la medida que prolonga el tema que trata.

Algunas obras de Broodthaers proporcionan inequívocamente al espectador todos los elementos de una interpretación: "Hôtel du Grand Miroir" es una inscripción vertical en el centro de un grabado titulado Comédie, como si se tratara de un título en el lomo de un libro. Una nota marcada con un asterisco señala que Charles Baudelaire se alojó en dicho hotel, en Bruselas, en el año 1864 (el edificio fue amenazado de demolición en el año 1974, en el momento en que se imprimió este grabado). Las palabras anotadas a la izquierda del grabado evocan el sueño nocturno de Narciso, quien murió enamorado de su propia imagen. El poema en prosa titulado Le Miroir, también publicado en 1864, pone en escena a un hombre tan feo que incluso no tendría que desear verse reflejado en un espejo. No obstante, considera que los grandes principios de 1789 le han otorgado, como a todo el mundo, el derecho a mirarse. En el grabado de Broodthaers las imágenes se ordenan por parejas, como si una reflejara a la otra sin invertirla. Una particularidad que volvemos a encontrar en un lienzo de Magritte que de hecho Broodthaers reproduce. El título del cuadro es digno de Broodthaers: La Reproduction interdite. Otra de las imágenes hermanadas parece representar a un grabador trabajando, así como una tercera reproduce una obra de Broodthaers datada en el año 1974 (Basilea): un espejo etiquetado Image. En el magnífico doble grabado con el título de Les Animaux de la ferme, el hecho de que una marca de coche (Fiat, Citroën, etc.) sirva de leyenda para cada animal parece poner el acento en la industrialización y la comercialización del ganado (o de la alimentación). No obstante, ¿qué se debe pensar de la atribución de una marca distinta de coche para el macho y la hembra de una misma especie?

Broodthaers no utilizaba personalmente el aguafuerte, el grabado o la piedra litográfica, sino que creaba dando instrucciones y correcciones en forma de dibujos, por escrito o de viva voz a sus ejecutantes. El grabado Rébus es una buena muestra de la naturaleza de sus instrucciones. Casi todo pasaba a través de grabadores profesionales, del mismo modo que un escritor colabora con un tipógrafo cuando se trata de producir un libro. Broodthaers, no obstante, tenía la pretensión de realizar estampas tan bellas o más que las de cualquier artista del aguafuerte. Prácticamente todos sus grabados poseen las mismas cualidades estéticas que sus libros, buena parte de éstos llevan títulos o inscripciones en caracteres elegantes, y florituras realzadas de colores que evocan la belleza de los libros tradicionales. Además de la finura de su impresión o la firma y el número, poseen otras cualidades susceptibles de seducir a los coleccionistas. Algunos tienen anexos, como las postales que reproducen obras de arte, en color o banco y negro, de Musée-museum. La utilización de esta astucia comercial clarifica las tradiciones de las bellas artes. Broodthaers, como en otras obras, redefine aquí el medio de expresión, el tema, el objeto y sus conceptos. De esta forma afirma su independencia personal y artística, entregándose a una actividad generalmente condicionada por las convenciones y el mercado. Así pues, los objetos y el placer que éstos producen se encuentran liberados de clasificaciones impuestas. Buena prueba de ello son las postales que Broodthaers incluye en sus grabados (dibujados por un arquitecto) de Musée-museum. Otros comportan una película cinematográfica: en M.B., 24 images seconde cada imagen está numerada a mano (no existe nada impreso), mientras que Ein Eisenbahnüberfall contiene un simulacro de film. En lo que respecta a Atlas y Tractatus logico-catalogicus, presentan (el último en negativo) las páginas desplegadas de un libro, otorgándole la categoría de grabado. Le Corbeau et le Renard (que incluye una caja de película y dos pantallas de proyección) se presenta como una "edición", aunque corresponde a la versión abreviada de un "libro", expuesto igualmente. En cambio Broodthaers unifica todas las pruebas, salvo una excepción, de Paysage d'automne en un único objeto, así como había reunido sus poemas en Pense-Bête en 1964, y la edición completa de un catálogo razonado en 1971.

Quizás pueda parecer que Broodthaers imita, transformándolo, el estilo de otros artistas. La multitud de firmas de Gedicht / Poem / Poème - Change - Exchange - Wechsel solo se asemeja vagamente a los signos obsesivos de la obra de Hanna Darboven, así como las hileras de lingotes almacenados en Musée-museum evocan las obras del arte minimal, pero Broodthaers carga de sentido sus repeticiones. Es evidente que estos dos grabados aluden parcialmente a la industrialización y la comercialización del arte. En el primero, no obstante, los cálculos de Poème en realidad son claros y exactos, mientras que los de Change-Exchange-Wechsel son falsos o están mal realizados, salvo que se sustenten en algún principio que no haya sido divulgado. De este modo Broodthaers nos da a entender que el arte hace referencia a la realidad.

Michael Compton, 1991

  • Añadir a Recorrido

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

  • Compartir

    Por email

  • Comentar

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

¿Por qué visitas la web del MACBA?

¡Muchas gracias! Tu respuesta nos ayuda a mejorar esta web.