al

Procesos documentales presentó una selección de trabajos fotográficos y audiovisuales a través de los cuales se examinaba la transformación de la categoría de documental a partir de su hibridación con formas narrativas y mediáticas derivadas del concepto de testimonio. El testimonio es un género literario que permite que la voz de las clases subalternas acceda a las élites.

Los trabajos expuestos surgían de la voluntad de construir imágenes en las que se hicieran visibles los procesos y condiciones vitales de las clases subalternas. Se aludía así a circunstancias geopolíticas específicas de nuestro presente, entre las que destacan las consecuencias de la desindustrialización y los efectos de la globalización económica en la memoria de las clases trabajadoras (Marcelo Expósito, Harun Farocki, Allan Sekula); la desterritorialización de la experiencia urbana y la disneyficación del espacio público (Andrea Robbins y Max Becher); las consecuencias del urbanismo de la ciudad difusa en un barrio popular de Barcelona (Patrick Faigenbaum y Joan Roca); las nuevas formas de precariedad laboral (Marc Pataut, Roy Arden); los conflictos culturales y sociales entre primer y tercer mundo (Ursula Biemann); y la crisis de los servicios y la vivienda pública (Frederick Wiseman).

Esta exposición, que forma parte del proyecto Barcelona Art Report 2001. Experiències, presenta una selección de trabajos fotográficos y audiovisuales a través de los cuales se examina la transformación de la categoría de documental a partir de su hibridación con formas narrativas y mediáticas derivadas del concepto de testimonio. El testimonio es un género literario a través del cual la voz de las clases subalternas se hace accesible para las élites.
Los trabajos en la exposición surgen de una voluntad de construir imágenes en las que se hacen visibles los procesos y condiciones históricas en las que viven hoy las clases subalternas, y aluden a algunas circunstancias geopolíticas específicas del presente, tales como las consecuencias de la desindustrialización y los efectos de la globalización económica en la memoria de las clases trabajadoras (Marcelo Expósito, Harun Farocki, Allan Sekula), la desterritorialización de la experiencia urbana y la disneyficación del espacio público (Andrea Robbins y Max Becher), los efectos del urbanismo de la ciudad difusa en un barrio popular de una ciudad europea como Barcelona (Patrick Faigenbaum y Joan Roca), las nuevas formas de precariedad laboral (Marc Pataut, Roy Arden), los conflictos culturales y sociales entre primer y tercer mundo (Ursula Biemann), y la crisis de los servicios y la vivienda pública (Frederick Wiseman).
Entrar en un museo es algo que empieza en casa, en un avión, en un tuit
Mark Wigley