Apuntes para un incendio de los ojos. Panorama 21
Theatre of Doubts (Teatro de las dudas), 2021
Theatre of Doubts (Teatro de las dudas), 2021 Rasmus Nilausen

Vistas de Apuntes para un incendio de los ojos. Foto: Miquel Coll

La instalación de pinturas de Rasmus Nilausen es un homenaje al filósofo Giulio Camillo y su sublime y absurdo intento de explicar la totalidad del universo y ofrecer la contemplación de todas sus relaciones y significados de una sola vez.

Camillo construyó su teatro de la memoria hacia 1530, en Venecia. Lo hizo invirtiendo la perspectiva del teatro clásico, de modo que si un individuo se situaba en el «escenario» central podía observar un auditorio con siete filas de siete imágenes. Aquel dispositivo retórico y místico, matriz ocultista del conocimiento divino, celestial y terrestre, permitía recordar e interpretar la totalidad de la existencia y su funcionamiento.

Obviamente fallida y ambiciosa en exceso, la recreación libre que hace Nilausen de aquel formato de teatro de la memoria utiliza 49 obras de su propio universo alegórico y pictórico. Los visitantes son invitados a deambular entre unas imágenes que a su vez parecen estar paseando, y así adoptar múltiples puntos de vista, ver conexiones inusitadas e invocar nuevos recuerdos. La primera fila muestra a las siete divinidades planetarias del proyecto renacentista de Camillo: Diana (la Luna), Mercurio, Venus, el Sol (representado por un banquete), Marte, Júpiter y Saturno.

Cómo se hizo

Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen
Rasmus Nilausen

Fotografías: Latitudes y Hiuwai Chu

Sobre Rasmus Nilausen

Rasmus Nilausen

Para Rasmus Nilausen, pintar es algo tan intuitivo e instantáneo como hablar, pero también tan deliberado y editable como escribir. Es teoría y práctica de la visión y el artificio, así como un lenguaje que en parte se aprende y en parte se idea, que a veces es fácilmente traducible y otras resulta más bien desconcertante. Nilausen se deleita elidiendo pinceladas con textos, imágenes, palabras, símbolos y citas, y recurre tanto a elementos menores ―los juegos de palabras, los saltos de párrafo y la puntuación― como a géneros tradicionales como el bodegón. Sus lienzos pueden parecer páginas de una libreta o ventanas de aplicaciones susceptibles de desaparecer con un clic. En su obra, las alegorías clásicas conviven con motivos de dibujos animados, y la tesis incesante de su mirada y representación del mundo se revela a través de un elenco de personajes: glóbulos oculares y lenguas, espejos y flechas, dedos y velas… Su exposición individual Bluetooth (2019) incorporaba además el ideograma que sirve de logotipo al sistema digital inalámbrico del mismo nombre, un símbolo rúnico que alude a las iniciales de Harald Bluetooth, quien unificó las tribus de Dinamarca y Noruega en el siglo X.

Rasmus Nilausen se tituló en la Universidad de Barcelona (2010), donde enseña pintura desde 2019, y en el Chelsea College of Arts de Londres (2011). Entre 2017 y 2018 disfrutó de una beca de investigación en la Jan van Eyck Academie (Maastricht). Ha presentado exposiciones individuales en Overgaden (Copenhague, 2019), Team Gallery (Nueva York, (2019), y garcía | galería (Madrid, 2018, 2014 y 2013). Ha participado en exposiciones colectivas como Pintura. Renovación permanente, en el Museo Patio Herreriano (Valladolid, 2021), y A través de la arena, en CentroCentro (Madrid, 2020). rasmusnilausen.dk

Rasmus Nilausen, Bluetooth
Rasmus Nilausen, Bluetooth
Rasmus Nilausen, Bluetooth
Rasmus Nilausen, Memorial Curve
Rasmus Nilausen, Eye Dialect
Rasmus Nilausen, Studio Practice
Con el apoyo de
Logo Danish Arts Foundation
El azul protege al blanco de la inocencia. El azul se lleva el negro. El azul es la oscuridad hecha visible.
Derek Jarman