Apuntes para un incendio de los ojos. Panorama 21
SSSSS, 2020
SSSSS, 2020 Marc Vives

Vistas de Apuntes para un incendio de los ojos. Foto: Miquel Coll

En 2018 Marc Vives decidió adoptar la rutina de nadar desde la playa de la Barceloneta hasta alinearse con la montaña de Montjuïc y tratar de comunicarse con ella.

Este ejercicio derivó en una serie de obras performativas, fotografías, dibujos, vídeos y piezas de audio.

En el vídeo SSSSS (iniciales de arena, mar, sol, sexo y sangría en inglés) Vives nada a lo largo de la Costa Brava, muy relacionada con las vacaciones y el ocio, para crear una experiencia desconcertante y fragmentaria de un paisaje costero más o menos familiar que incluye belleza salvaje y engendros construidos por el hombre.

Filmando con una cámara sujeta a la cabeza, Vives actúa como un médium que intenta sentir y comunicar el territorio mediante la inmersión activa de su cuerpo y la expulsión de sonidos y voces. El artista rehuye tanto la percepción pasiva del lugar como el punto de vista inamovible, y genera una experiencia multimodal de cohabitación acuática, de comprensión más que de apropiación.

Cómo se hizo

Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives
Marc Vives

Fotografías: Latitudes y Hiuwai Chu

Sobre Marc Vives

Marc Vives

Marc Vives es un artista versátil, educador y productor cultural. Su exposición Es que ahora no puedo (2018) partió de su ejercicio diario de natación, desde la playa de la Barceloneta hasta alinearse con la montaña de Montjuïc, para tratar de comunicarse con ella. Trasladó estas experiencias a una serie de recitales cándidos e intimistas y al acto redentor de raspar el suelo de la galería. Lo que, en los años siguientes, derivó en una serie de fotografías, dibujos, vídeos y audios, junto con Vengo cada día por si acaso (2019), un recorrido performativo por el Club Natació Barcelona. Utilizando varios instrumentos manufacturados y objetos naturales como una caracola, Vives y Laia Estruch escenificaron Cantar l’aigua (2020) en una antigua depuradora. Siguiendo el camino natural del agua, guiaron al público desde la superficie hasta los tanques subterráneos.

Marc Vives estudió Bellas Artes en la Universidad de Barcelona (2001). Entre 2002 y 2012 formó parte del dúo artístico Bestué-Vives. Entre sus exposiciones individuales se encuentra Es que ahora no puedo, en etHALL (Barcelona, 2018), y ha participado en varias exposiciones colectivas y certámenes, como el Festival Sâlmon (Barcelona, 2021); La cuestión es ir tirando, en el Centro Cultural de España (Ciudad de México, 2020), y el Festival Grec (Barcelona, 2020). Desde 2013 es codirector de GRAF.cat, una plataforma para espacios de creación contemporánea en Cataluña. Entre 2014 y 2017 condujo el programa de residencias de L’Estruch (en Sabadell). marcvives.eu

Momento de Cantar el agua, de Marc Vives y Laia Estruch
Momento de Cantar el agua, de Marc Vives y Laia Estruch
Marc Vives, Vengo cada día por si acaso
Marc Vives, Vengo cada día por si acaso
Fragmento de Es que ahora no puedo, de Marc Vives
Fragmento de Es que ahora no puedo, de Marc Vives
El azul protege al blanco de la inocencia. El azul se lleva el negro. El azul es la oscuridad hecha visible.
Derek Jarman