Apuntes para un incendio de los ojos. Panorama 21
La perla | La llaga, 2021
La perla | La llaga, 2021 Eulàlia Rovira

Vistas de Apuntes para un incendio de los ojos. Foto: Miquel Coll

El nuevo trabajo de Eulàlia Rovira surgió de su investigación sobre la regeneración del barrio barcelonés del Raval, densamente poblado, y sobre la demolición y construcción que, a comienzos de los noventa, dieron lugar al emblemático edificio del MACBA, obra de Richard Meier.

Collages de textos y fotografías encontrados confrontan la tumultuosa excavación de la Plaça dels Àngels y la destrucción de parte de la Casa de la Caritat con la sobria arquitectura moderna de un interior del museo casi completo.

Del techo de la galería cuelga una réplica a escala real de una de las emblemáticas columnas blancas de Meier para el MACBA. En 1927 el arquitecto Le Corbusier designó los pilotes como uno de los principios de la arquitectura moderna. Estos pilares o columnas aligeran la circulación al elevar del terreno los volúmenes arquitectónicos y aportar sensación de apertura, además de higiene.

La «columna desactivada» de Rovira (como la artista se ha referido a su escultura), con sus funciones estructurales y metafóricas en suspenso, pone en cuestión el fervor paliativo de la arquitectura moderna y su complicidad a la hora de transformar zonas urbanas que se consideran degradadas y enfermizas.

Cómo se hizo

Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira
Eulàlia Rovira

Fotografías: Latitudes y Hiuwai Chu

Sobre Eulàlia Rovira

Eulàlia Rovira

Por medio de la escultura, el vídeo, la palabra oral, la fotografía y la performance, el meticuloso trabajo de Eulàlia Rovira ha explorado numerosos terrenos, como la percepción, la etimología y la arqueología. En proyectos recientes ha aludido a presencias que están más allá de nuestro campo de visión, como por ejemplo las fuerzas que residen detrás de nuestros ojos —como las que dilucida la protagonista de su vídeo The Eye’s Speech (2019), una retina que se murmura a sí misma— o presencias bajo nuestros pies —como en la exposición Esmorteir l’esmorteït (2020), en la que fotografías de adoquines se yuxtaponían con cuatro puntales de madera de gran tamaño, fijados a la estructura del tejado de una galería mediante cinchas. Ninguno de aquellos tablones llegaba a tocar el suelo, sino que delimitaban el espacio con elegancia sin ser en absoluto necesarios arquitectónicamente; de este modo centraban la atención en el subsuelo y evocaban el fino intersticio entre la vida y la muerte. Su performance para cámara A Knot Which Is Not (2021) estaba ambientada en un espacio expositivo vacío y tejía narrativas referentes al entorno laboral y a los sonidos mecánicos del pasado industrial de dicho espacio, a la vez que especulaba sobre las conversaciones que habían mantenido allí las obreras mientras realizaban sus repetitivas labores manuales.

Eulàlia Rovira estudió en la Universitat de Barcelona (2009) y en la Universität der Künste Berlin (2013). Ha colaborado con Adrian Schindler en numerosas performances y filmes. Algunas de sus exposiciones individuales recientes son Esmorteir l’esmorteït (etHALL, L’Hospitalet de Llobregat, 2020) y No ver claro. No ver. No (Twin Gallery, Madrid, 2019). Además ha participado en varias exposiciones colectivas, como Cosas que las cosas dicen (Fabra i Coats: Centre d’Art Contemporani de Barcelona, 2020) y Una exposición. Como un ecosistema (Sala Amadís, Madrid, 2019). eulaliarovira.info

Eulàlia Rovira, The Eye's Speech –or was it the I Speech?
Eulàlia Rovira, The Eye's Speech –or was it the I Speech?
Eulàlia Rovira, Esmorteir l'esmorteït
Eulàlia Rovira, Esmorteir l'esmorteït
Captura de vídeo de A knot which is not, de Eulàlia Rovira
Captura de vídeo de A knot which is not, de Eulàlia Rovira
Captura de vídeo de A knot which is not, de Eulàlia Rovira
El azul protege al blanco de la inocencia. El azul se lleva el negro. El azul es la oscuridad hecha visible.
Derek Jarman