al

Blanca Portillo protagoniza una audaz revisión de la figura de María, madre de Jesús, donde se la presenta como una mujer campesina con un hijo que le ha sido arrebatado por una decisión divina que no comprende.

El irlandés Colm Tóibín, un autor con un estrecho vínculo con Cataluña, nos ofrece este monólogo teatral en el que nos muestra una María pagana que vive sus últimos días en Efes, atormentada por el terrible odio desencadenado contra Jesús y vigilada por los discípulos de su hijo, cuyo fanatismo no soporta. Ella sabe que alguno de ellos está escribiendo mentiras sobre lo que ocurrió en Jerusalén, razón por la que se propone explicar lo que realmente pasó. La obra ha obtenido tres nominaciones a la edición de los premios Tony de este año. Ahora es el director Agustí Villaronga quien la pone en escena, en un montaje que recupera el rostro más humano de la madre de Jesús, una mujer a punto de morir que nos muestra un calidoscópico de emociones mientras revive los fantasmas de su pasado. El artista plástico Frederic Amat ha creado la escenografía del montaje, con música de la australiana Lisa Gerrard (Dead Can Dance).

Autor: Colm Tóibín
Traducción: Enrique Juncosa
Versión / adaptación y dirección: Agustí Villaronga
Interpretación: Blanca Portillo
Composición musical: Lisa Gerrard
Escenografía: Frederic Amat
Vestuario: Mercè Paloma
Diseño de iluminación: Josep María Civit
Diseño de sonido / concepción sonora: Lucas Ariel Vallejos
Ayudante de dirección: Martí Torras
Ayudante de escenografía: Roger Orra
Director técnico: David Pascual
Fotografía: Toni Aloy

Una producción de Javier Pérez Santana, en coproducción con el Grec 2014 Festival de Barcelona, el Centro Dramático Nacional, el Teatre Lliure y Avance-Producciones teatrales. Con la colaboración del MACBA.

Testamento de María. © Frederic Amat

Programa

DEL 17 AL 20 DE JULIO, A LAS 21 h
Programas públicos
programespublics [at] macba [dot] cat
Tel. 93 481 46 81
El oro no se asocia con la suciedad. Y el oro, como los diamantes, es un material ensalzado. Posee tal grado de abstracción que te sitúa, si lo utilizas artísticamente, en un nivel aún más elevado.
James Lee Byars