Actividad pospuesta hasta nuevo aviso

«…una poesía que vislumbra tan claramente orillas puedes
dársela pero que no me juzguen por ella
pues no es más que lo que se dice desechos
» (Birger Sellin)

Un paisaje sonoro en el que se invoca la voz sin llamarla. Un cuerpo colectivo formado por múltiples cuerpos que «van a su aire». Un montaje en el que todo se encaja y desencaja, se conecta de manera inverosímil y funciona sin función. Un diccionario de palabras ininteligibles o procedentes del futuro. Una telaraña de relaciones que envuelven, pero no atrapan a «nadie». Una topografía sin límites precisos, ni itinerarios marcados ni centro organizador. Todo eso es Flatus Vocis.

Este taller familiar nace de la práctica performativa de Laia Estruch, en la que explora el espacio y el cuerpo a partir de la voz entendida como un material maleable, escultórico e imaginativo. A todos nos asaltan constantemente muchas voces, voces extrañas que no pertenecen del todo ni a unos ni a otros, pero con las cuales podemos jugar, compartir, hacernos un hueco y acoger, unos y otros.

Proponemos trabajar con un grupo de familias con niños autistas durante seis sesiones, investigando distintas configuraciones del espacio y propuestas de acción que activen la voz, el cuerpo y la comunicación y que permitan ir dibujando el estar singular de cada uno en un «estar juntos» insólito.

A cargo de Laia Estruch, artista, y Guillem Martí, coordinador de accessibilidad.

Foto: Anna Fàbrega

Programa

LOS SÁBADOS 15 DE FEBRERO, 14 DE MARZO, 4 DE ABRIL, 2 DE MAYO Y 6 DE JUNIO DE 2020, a las 11 h (Actividad pospuesta hasta nuevo aviso)
Orientado a familias con niñas y niños con diversas condiciones de autismo
Duración de las sesiones: Una hora y media
Precio: gratuito (grupos formados previamente en colaboración con entidades y asociaciones de autismo)
Aforo limitado. Se aconseja inscripción previa.

Más información en educacio [at] macba [dot] cat o bien llamando al 93 412 14 13.

Lo que pretendo al contar la historia de una víctima de la violencia en Colombia es apelar al recuerdo del dolor que experimentamos todos los seres humanos, aquí o en cualquier parte del mundo.
Doris Salcedo