Visitamos "Un siglo breve: Colección" con Cinta Moreno, Julia Ramírez Blanco, Víctor Ramírez, Ana Rossi y Lior Zalis, investigadores.

La marcha de personas queridas, que de una forma u otra dejan de estar a nuestro lado, supone un drama cotidiano que forma parte de la vida de todos. Pero no solamente hacemos duelo por las personas que se van: también nos enfrentamos continuamente a la desaparición de formas de vivir, de esperanzas o de horizontes vitales. A veces lo que lloramos es la pérdida de una posibilidad política: un bando es derrotado en una guerra, un movimiento social resulta reprimido, una ideología es enterrada. Los dolores personales se mezclan con los sueños compartidos, relacionados con nuestras identidades en común.
Esta Noche de los Museos quiere esbozar herramientas para manejar los quebrantos. A través de tres intervenciones y dos cantos, se celebrará el duelo como posibilidad de comunidad y momento simultáneo de introspección y encuentro. Explorando también cómo otras culturas se han enfrentado a la pérdida, se cuestionará la concepción lineal del tiempo como algo que no se puede atravesar y se plantearán maneras de entrar en conexión con personas o momentos desaparecidos. Si de algún modo esto es un lamento, también es un canto que lleva dentro de sí la posibilidad de la alegría: el duelo es una vivencia indispensable para poder encontrarnos con los gozos de la vida.

Cinta Moreno abre la Noche de las Dolorosas con un repertorio de canciones políticas, cantadas de cara a la pared. Después de esta entrada musical, la idea del duelo político tomará el espacio de la sala dedicada a «los mayos»: el conjunto de insurrecciones que a nivel planetario tuvieron lugar en 1968. A partir de los carteles realizados por Atelier Populaire en París, Julia Ramírez-Blanco explorará las nociones de victoria y de derrota. Examinando de manera participativa las consignas de ese momento, veremos cómo lemas y canciones propios de un movimiento viajan en el tiempo, reaparecen y perpetúan sus demandas. Frente a la pérdida política, se plantea la continuidad de la historia y una visión porosa del tiempo.

En el corazón de la Colección se revisará con Lior Z el concepto de fetichismo e idolatría desde una obra de Basquiat, que activará la memoria idólatra del hacer como tecnología de la memoria y del duelo. Reflexionando sobre las oposiciones canónicas de muerte y vida, verdad y construcción, hacer y pensar, tomaremos el acto de construir un fetiche como una apuesta político-estética de negociación de los símbolos en la materialidad trabajada, de comprender el sentido de la imagen trabajada y producida desde la memoria individual y colectiva. Exploraremos, finalmente, cómo el hacer se relaciona con la muerte.
Con la intención de dar herramientas a los visitantes de la Noche de las Dolorosas para la gestión de duelos pendientes y de duelos por llegar, se ha creado la Oficina de los Duelos Artísticos. Ubicada justo detrás de las cajas de galletas con imágenes de esquelas de Boltanski, en esta oficina Víctor Ramírez le acercará al visitante, después de un breve diálogo, una pieza que haya elaborado creativamente un duelo similar al que este reclama.
Ana Rossi, por su parte, se inspira en la música tradicional de la península y de Latinoamérica para dialogar con el espacio, las obras y el público. Será una intervención viva, improvisando alrededor de los ejes del mar, la pérdida y el duelo.

El programa Hablemos de… quiere generar espacios de debate, a partir de las exposiciones del museo, entre distintos agentes y artistas de la ciudad y el público que nos visita. Es un espacio de encuentro que entiende las exposiciones como poderosos dispositivos activadores de la imaginación y generadores de discursos que a menudo exceden aquellos previstos por la institución o preconcebidos por el equipo curatorial.

Foto: La fotogràfica

Programa

SÁBADO 18 DE ABRIL, de 18 a 21 h
Lugar:
Primera planta del museo
Precio: Gratuito

CULTURA

Programas públicos
macba [at] macba [dot] cat
Tel: 93 481 33 68
Yo pinto como si fuera andando por la calle. Recojo una perla o un mendrugo de pan; es eso lo que doy, lo que recojo
Joan Miró