al

Bajo el título de Un siglo breve se presenta la nueva disposición de la Colección MACBA, que plantea un recorrido cronológico ‒aunque no lineal‒ que se inicia en 1929 y llega hasta nuestros días. Este siglo de apenas noventa años cuenta con un conjunto de obras que hacen palpables algunas de las tensiones fundamentales entre las propias manifestaciones y tendencias artísticas, en la relación de estas con otras manifestaciones culturales, y también respecto a sus contextos sociales y políticos. Una de las señas de identidad de la Colección es dar respuesta a las narrativas canónicas de la historia del arte, al tiempo que construye nuevas narrativas acerca de la modernidad y la época contemporánea desde un lugar tan singular como la ciudad de Barcelona, al sur de Europa pero en el norte del Mediterráneo. Con ello se repiensa la posibilidad de resituar la ciudad en la trama discursiva europea.

En el marco de la constelación que el Mercat dels Flors dedica al trabajo de Boris Charmatz, se presenta 20 bailarines para el siglo XX en el museo. Porque la historia del arte y la del museo no solo están conformadas por objetos, y porque la danza y la coreografía forman parte indisociable de las experimentaciones más radicales del arte del siglo XX.

20 bailarines para el siglo XX es la presentación de un archivo viviente. Veinte artistas de varias generaciones interpretan, evocan, se apropian y transmiten célebres solos, ahora ya olvidados, del siglo pasado. Unos solos que originariamente habían sido concebidos o interpretados por algunos de los bailarines, coreógrafos y artistas de performance más significativos de la escena moderna y posmoderna. Cada artista presenta su museo, en el que el cuerpo es el espacio definitivo para el museo de la danza. No hay, pues, ningún escenario o espacio interpretativo delimitado, sino que los artistas circulan libremente entre las salas de la planta baja y primera planta del museo que albergan obras de la Colección. Así, entre las obras de artistas como Anni Albers, Alexander Calder, Gordon Matta-Clark, las Guerrilla Girls, Martha Rosler, Basquiat o Juan Muñoz, varios bailarines interpretarán piezas de Merce Cunningham, Sanja Iveković, Michael Jackson o Pina Bausch.

Desde Aatt enen tionon (1996) hasta 10000 gestes (2017), el bailarín y coreógrafo Boris Charmatz ha presentado una serie de piezas realmente memorables. Aunque mantiene una extensa actividad de gira, también toma parte periódicamente en eventos de improvisación con Saul Williams, Archie Shepp y Médéric Collignon, y sigue colaborando como bailarín con Anne Teresa De Keersmaeker y Tino Sehgal.

Proyecto:Boris Charmatz / Musée de la danse
Producción: Musée de la danse / Centre chorégraphique national de Rennes et de Bretagne
Dirección: Boris Charmatz

Con la participación de:
Nadia Beugré, Boglarka Börcsök, Boris Charmatz, Ashley Chen, Raphaëlle Delaunay, Olga Dukhovna, Jacquelyn Elder, João Fiadeiro, Dmitry Gutov, Mai Ishiwata, Laurence Laffon, Samuel Lefeuvre, Mark Lorimer, Filipe Lourenço, Fabrice Mazliah, Mani Mungai, Sonja Pregrad, Sonia Sanchez, Javier Vaquero Ollero y Frank Willens.

Organizado por el Mercat de les Flors en colaboración con el MACBA.

Más que un legado, este proyecto quiere ser una especie de proyecto arqueológico: excavar gestos del pasado para que el cuerpo de un bailarín los interprete en el presente. Metafóricamente y también literalmente, la colección de un museo de la danza reside en los cuerpos de los bailarines y se expresa a través de esos mismos cuerpos. El cuerpo es el almacén más activo, educado por gestos, lleno de memoria lista para ser activada para el presente y el futuro. Este proyecto presenta un planteamiento salvaje de la historia, en la que los bailarines esencialmente ejecutan tareas haciendo lo que les apetece más: rememorar recuerdos o conocimientos de solos históricos, de sus propios hábitos motrices, sus estados de ánimo, etc. En realidad, todo gira en torno a la investigación, un planteamiento museológico diferente.

«Los bailarines, intérpretes y actores de este proyecto pueden buscar y elegir libremente el solo que más les interese y rememorarlo, enseñar a bailarlo, hablar de él, convertirlo en conferencia, volverlo a interpretar. Algunos de estos solos han sido olvidados, otros son muy conocidos... Este conocimiento procede, en parte, de la educación recibida en la infancia y, en parte, de que el artista ha interpretado la pieza en multitud de ocasiones. Algunos solos son reapropiaciones delirantes; otros, homenajes respetuosos; y también los hay que son lecturas de la notación/el texto/el documento. Los solos se interpretan donde los artistas creen que son relevantes, sin encargo estricto de un lugar y una fecha para ser ejecutados, ni de cómo deben hacerlo o cómo deben presentarlos. No hay escenario, porque el proyecto hace énfasis en la versatilidad de los bailarines: no hay un “programa” que seguir; nadie sabe exactamente cuándo ni qué se interpretará, ni tampoco quién va a hacerlo. Sin embargo, todo el mundo está invitado a intercambiar, hablar, preguntar, comentar.»

Boris Charmatz

Boris Charmatz fue artista asociado en el Festival de Aviñón 2011, donde presentó enfant, una pieza para 26 niños y 9 bailarines, en la Cour d’honneur del Palacio de los Papas. En 2013, fue artista invitado en el MoMA de Nueva York, donde concibió el programa de danza Musée de la danse: Three Collective Gestures, un proyecto de tres semanas que se desarrolló en el Marron Atrium y en otros espacios del museo. En 2015 la Tate Modern le invitó a Londres en el marco de la exposición If Tate Modern was Musée de la danse?, un programa intensivo de actuaciones de dos días de duración que tuvo lugar por todas las salas del museo, incluyendo la Sala de Turbinas. Ese mismo año, Charmatz presentó 20 danseurs pour le XXe siècle en el Palacio Garnier, la Ópera Nacional de París.

Desde el año 2009 es director del Centro Nacional Coreográfico de Rennes y la Bretaña (Francia), que ha transformado en un museo de la danza (Musée de la danse) de nueva concepción. El museo ha creado los proyectos préfiguration, expo zéro, rebutoh, brouillon, 20 danseurs pour le XXe siècle, Fous de danse y Petit Musée de la danse, entre otros.

Boris Charmatz es coautor de los libros Entretenir/à propos d’une danse contemporaine, con Isabelle Launay, y Emails 2009-2010, con Jérôme Bel, además de autor de Je suis une école, en conexión con el proyecto Bocal, una escuela nómada y efímera.

El Musée de la danse / Centre chorégraphique national de Rennes et de Bretagne, dirigido por Boris Charmatz, recibe el apoyo del Ministerio francés de Cultura y Comunicación (Direction Régionale des Affaires Culturelles / Bretagne), la Ciudad de Rennes, el Consejo Regional de Bretaña y el Consejo General d’Ille-et-Vilaine. El Institut Français contribuye regularmente a la gira internacional del Musée de la danse.

Organiza:
Mercat de les flors
Con la colaboración de:
musée de la danse
Con el apoyo de:
Institut Français
Sábado MACBA gratuito gracias a Uniqlo:
Sábados MACBA
Uniqlo
Raphaëlle Delaunay in 20 Dancers for the XX Century by Boris Charmatz / Musée de la danse at Les Champs Libres (FR), Rennes, 2012. Nyima Leray © Musée de la danse

Programa

SÁBADO 27 Y DOMINGO 28 DE OCTUBRE
Lugar: Salas del museo

Sábado 27, de 16 a 20 h
Gratuito gracias a Uniqlo

Domingo 28, de 11 a 15 h
Entrada: Acceso con la entrada general del museo, carnés MACBA Amics. Aforo limitado. La entrada da acceso gratuito a las exposiciones.

EntradasAccede directamente haciendo clic en el botón.

Programas públicos
macba [at] macba [dot] cat
Tel: 93 481 33 68

Exposición


Contenidos relacionados

Vídeos

Audios

Son[i]a #283 Boris Charmatz
15.03.2019
Lo que pretendo al contar la historia de una víctima de la violencia en Colombia es apelar al recuerdo del dolor que experimentamos todos los seres humanos, aquí o en cualquier parte del mundo.
Doris Salcedo