A cargo de Equipo Palomar, La Barcelona sexi se centra en la historia del arte que marca la ciudad desde los inicios del siglo XX hasta nuestros días, con figuras que –por integrar el erotismo, la seducción y utilizar el género como medio de expresión y provocación– han sido relegadas del reconocimiento y consideradas artistas menores. Carmen Tórtola Valencia, Jean Genet, Flor de Otoño, Ocaña, Camilo, Nazario o Cardín son algunas de ellas.

Guión y dirección: Equipo Palomar
Narración: Tania Adam
Edición: R. Marcos Mota
Música y sonido: Mariokissme
Dibujos i gráfica: Diego del Pozo

Mb Equipo Palomar, un proyecto de Mariokissme y R. Marcos Mota y viceversa. El Palomar nace en un ático como espacio overground y horizontal desde donde tender líneas de vuelo. Lugar desde donde defienden que «toda casa tiene su Palomar». Es un lugar (sin ánimo de lucro) de encuentro, exhibición y diálogo. Se incrusta como reducto de discursos, sujetos y prácticas que tienen dificultades en penetrar en la esfera artística contemporánea oficial. El Palomar quiere revisitar este material y defenderlo como motor crítico y parte del corpus teórico e imaginario visual. Se trata de un proyecto de colaboración entre artistas que persigue generar un contexto en la ciudad de Barcelona.

El Palomar tiene como objetivo ver repetidas sus acciones periódicamente. Consideran este proyecto como un proceso que se revisita a sí mismo continuamente. En él pueden verse trabajos exentos de visibilidad en archivos y selecciones oficiales, así como trabajos ya integrados en otros contextos artísticos internacionales pero sin presencia en el contexto español. Asimismo, El Palomar pretende convertirse en una herramienta vertebradora de contexto y red de agentes críticos.

El Palomar es deudor de lo anteriormente citado. Reclaman lo trans y lo inter de lo queer, hablan de las complejidades y contradicciones de las identidades múltiples desde una particular visión político-artística. Defienden estar cansados de que se les acuse por lo meramente cultural, lo estético y lo teatral de la sexualidad en el arte. Quieren reparar el desfase discursivo de prácticas y teorías que, por considerarse «demasiado avanzadas» y al mismo tiempo «pasadas de moda», devienen marginales respecto al discurso oficial. Creen en ellas como reivindicación política y creen en lo político de nuestros propios cuerpos abyectos. Más allá de buscar ser integradas bajo una etiqueta, pretenden ser inflexión y diáspora del etiquetaje y de las nociones normalizantes en sí.

Bajo el supuesto triunfo de la libertad (ahora más que nunca amenazada), subyacen las formas más refinadas, pero no por ello menos acres y atroces, de homofobia, transfobia, sexismo y racismo. Por ello creen oportuno incidir desde la radicalidad de un proyecto independiente para actualizar discursos que actualmente se están institucionalizando. El Palomar presenta, así, más que un archivo, una fórmula regeneradora de discurso.

Diego del Pozo Barriuso es artista y profesor de la Facultad de Bellas Artes de la USAL. Su trabajo está motivado por las políticas de las emociones, las economías afectivas y por cómo se producen social y culturalmente los afectos. Es miembro de los colectivos artísticos Subtramas, C.A.S.I.T.A. y Declinación Magnética. Recibió la beca Leonardo BBVA 2019 de Artes Plásticas y Arte Digital. Ha realizado numerosas exposiciones, tanto individuales como colectivas, y programas de vídeo en diversas galerías y centros de arte contemporáneo como la XIII Bienal de La Habana (2019), II BIENALSUR (2019), Atlas de las ruinas de Europa en CentroCentro Cibeles de Madrid (2016-2017), Anarchivo Sida en Tabakalera (Donostia-San Sebastián, 2016), X Bienal Centroamericana (2016), Un saber realmente útil en el Museo Reina Sofía (Madrid, 2014-2015), Colonia apócrifa en MUSAC (León, 2014-2015) o Hasta que los leones no tengan historiadores… en Matadero Madrid (2014-2015). También ha participado en exposiciones y programas en La Casa Encendida de Madrid, CAB de Burgos, DA2 de Salamanca, Centro Cultural Montehermoso de Vitoria, Nikolaj Kunsthal de Copenhague, Haus der Kulturen der Welt de Berlín y, en París, en Jeu de Paume, Théâtre Chatelet, Centre Gorge Pompidou y el Palais de Tokyo, entre otros.

Sus obras de arte se encuentran en colecciones como: Comunidad de Madrid - CA2M de Móstoles, MUSAC de León, CDAN de Huesca, DA2 de Salamanca, Fundación Martínez Guerricabeitia, Diputación de Huesca, Fundación Díaz Caneja, Junta de Castilla y León, Diputación de Valladolid y Caja Burgos. Descubre a Diego del Pozo en Hamaca y Archivo de Creadores.

Con el apoyo de
Fundación Daniel y Nina Carasso
Lo que pretendo al contar la historia de una víctima de la violencia en Colombia es apelar al recuerdo del dolor que experimentamos todos los seres humanos, aquí o en cualquier parte del mundo.
Doris Salcedo