12, 13 y 14 de febrero
Diferentes espacios

Gratuito con inscripción previa

Este segundo encuentro de Autogestión cerda tiene la voluntad de seguir compartiendo estrategias, metodologías y temas de investigación de cuatro colectivos provenientes del sur de Europa que trabajan en los límites de la producción cultural y el activismo de la disidencia sexual. A través de una propuesta práctica y colectiva, se desarrollarán cuatro talleres con estudiantes del PEI y personas interesadas.

El primer marco referencial que los reúne es su contexto geopolítico de procedencia, puesto que los colectivos convocados residen y trabajan en los países europeos conocidos en el ámbito anglosajón como PIGS (cerdos en inglés): Portugal, Italia, Grecia y España. Se trata de los países considerados más pobres e inestables, económica y políticamente, dentro del contexto europeo, razón por la que se les ha designado con la enunciación injuriosa de cerdos. 

El segundo marco referencial tiene que ver con que los colectivos o personas participantes desarrollan prácticas de trabajo vinculadas a la producción cultural, y estas, a su vez, están atravesadas de distinto modo en su trayectoria por la disidencia sexual, el feminismo, las prácticas queer y el trabajo político y activista. En este sentido, la enunciación peyorativa de cerda busca poder invertir su carga a través de la indagación en torno a los modelos de trabajo, las metodologías y la producción autogestionada como forma de autonomía y articulación crítica.

Con la participación de Sandra Rocha y Anabela Santos (Portugal), Laboratorio Smaschieramenti (Italia), Paraskevi Damaskou/Atossa Kangela Tromokraticsh/Vasilis-Angel (Grecia), Elena-Urko, Furia Queer y Patricia Carmona (España).

Viernes 14 de febrero, 19.30 h: Presentación de El libro del buen Vmor. Sexualidades raras y políticas extrañasFefa Vila Núñez y Javier Sáez del Álamo. 

Dirigido por Lucía Egaña.

Kangela Tromokraticsh/Vasilis-Angel

Programas públicos
macba [at] macba [dot] cat
Tel: 93 481 33 68

El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida