Fondo de la colección

Hans Haacke 'Eisring', 1970

Eisring

Anillo de hielo

Fecha:
1970
Tipo obra:
Instalación
Material:
Medidas:
20 x 120 x 200 cm
Procedencia:
Colección MACBA. Fundación MACBA. Donación Colección Onnasch
Registre núm:
2672

La obra de Haacke de los años 60 muestra su interés por la biología, la ecología y la cibernética. En concreto, los escritos del biólogo Ludwig von Bertalanffy y su libro General Systems Theory (1968) ejercieron un profundo efecto en el pensamiento del artista.
En 1962, Haacke empezó a realizar obras como Condensation Cube i Eisring, que incorporan contenedores de plexiglás llenos de agua con el objetivo de ejemplificar los procesos naturales. Su interés por procesos naturales como la condensación y la evaporación refleja su anterior afiliación al Grupo Zero alemán y su experimentación con formas abstractas modificadas por fenómenos como la luz, la sombra, el reflejo y el movimiento. La forma cúbica de la obra apunta además al encuentro de Haacke con el minimalismo, aunque parte del vocabulario industrial de sus materiales. Tal como explica Benjamin Buchloh, el espectador de Condensation Cube "ya no está exclusiva, ni siquiera principalmente conectado a la obra a través de la interacción perceptiva, sino que sobre todo, observa los vestigios y la textura de los procesos fisiológicos y físicos generados en la obra, que operan con una relativa independencia respecto del sujeto observador" [1].

[1] Benjamin Buchloh, "Hans Haacke: The Entwinement of Myth and Enlightenment", a Obra Social: Hans Haacke (Barcelona: Fundació Antoni Tàpies, 1995), 48.


He llenado parcialmente con agua contenedores de plexiglás de una forma estereométrica simple, sellándolos después. La intrusión de la luz calienta el interior de las cajas. Como la temperatura interior es siempre superior a la de su entorno, el agua contenida se condensa: un delicado velo de gotas comienza a desarrollarse en el interior de las paredes. Al principio, son tan pequeñas que sólo pueden distinguirse unas de otras desde muy cerca. Las gotas crecen –hora tras hora– y las más pequeñas se mezclan con otras mayores. La velocidad de crecimiento depende de la intensidad y el ángulo de entrada de la luz. Un día después se ha desarrollado una densa capa de gotas claramente definidas que reflejan la luz. A causa de la condensación continua, algunas gotas alcanzan tal tamaño que su peso supera la fuerza de adhesión y se deslizan por las paredes, dejando un rastro. Dicho rastro comienza a crecer nuevamente. Semanas más tarde se han desarrollado múltiples rastros que bajan paralelamente. Según su tiempo de vida, existen gotas de distintos tamaños. El proceso de condensación es interminable. El aspecto de la caja cambia de manera lenta pero constante, sin repetirse jamás. Las condiciones son comparables a un organismo viviente que reacciona a su entorno de manera flexible. La imagen de la condensación no puede predecirse con precisión. Cambia libremente, limitada sólo por la estadística. Me gusta esta libertad.

HANS HAACKE, 1965

  • Añadir a Recorrido

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

  • Compartir

    Por email

  • Comentar

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

Contenidos relacionados

Recorridos

Documentos

¿Por qué visitas la web del MACBA?

¡Muchas gracias! Tu respuesta nos ayuda a mejorar esta web.