Antoni Tàpies 'Rinzen', 1992-1993

Cuando Antoni Tàpies instaló una obra permanente en el Macba, en 1998, optó por Rinzen, que cinco años antes había sido premiada con el León de Oro en la Bienal de Venecia de 1993. Entre distintos elementos, destaca una gran cama de hospital situada en la pared y a una cierta altura. Cuando se presentó la obra en Venecia, el país vecino, la antigua Yugoslavia, estaba en guerra. “Es un alegato contra la guerra y la violencia”, explicó el artista. Cuando la instaló en el Macba, añadió que con ella quería “activar un mecanismo que provoque el deseo de contemplación profunda”.

Podría ser mi dormitorio (o algo parecido a ello). Incluso las mismas características técnicas: todas las paredes y volúmenes construidos en ese módulo de tela cruda para pintores donde medirme y medirnos.
Pep Agut