Perejaume "Postaler", 1984

 

En 1984, Perejaume cargó al hombro un postalero como los que hay en todas las tiendas de souvenirs y se fue a la montaña. A medida que iba avanzando, lo situaba en diferentes puntos del recorrido. En lugar de postales, había colocado pequeños espejos. El resultado fue una pintura cambiante que iba reflejando, en vivo, entornos naturales. Encerrados en casa, recuperar imágenes de paisajes urbanos o rurales que tenemos en nuestro móvil puede ser una manera de configurar nuestro particular postalero en días de confinamiento. ¿Os atrevéis?

Perejaume "Postaler", 1984
Perejaume "Postaler", 1984
Postalero

OBRAS EN LA COLECCIÓN DE Perejaume

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

Una misma imagen puede ser testimonio, a la vez, del pasado y anticipar un previsible futuro.
Ignasi Aballí