En 1974, Francesc Abad documentó su trayecto diario desde casa al trabajo y del trabajo a casa: ocho horas laborales más dos de desplazamiento entre Terrassa y Barcelona. El resultado fue la serie fotográfica Recorrido diario. Si bien con esta acción quería hacer evidente la situación precaria del artista y la dificultad de profesionalizarse, sus imágenes ponen el acento en el día a día y la relación con el otro en un medio como es el transporte público. El desplazamiento en tren, el vecindad anónima con los que compartimos vagón y el trayecto por las calles de la ciudad hacen visible el valor de los espacios públicos compartidos.

Francesc Abad "Recorregut diari", 1974
Francesc Abad "Recorregut diari", 1974
Francesc Abad "Recorregut diari", 1974
Francesc Abad "Recorregut diari", 1974
Pienso que una obra de arte debería dejar perplejo al espectador, hacerle meditar sobre el sentido de la vida
Antoni Tàpies