Parte de la habilidad de las fotografías de Xavier Miserachs es su capacidad de generar complicidad. A pesar del paso del tiempo, aunque buena parte de aquella Barcelona que retrató ha ido cambiando y ya es otra, sus imágenes siguen convocando nuestro imaginario de ciudad. No sólo con sus escenas emblemáticas de las familias inmigrantes recién llegadas a la estación, o de los mercados y de las personas que trabajan en ellos, sino también del profundo sentido festivo que tiene la ciudad. Sus fotografías de la Mercè son buena prueba de ello. ¡Felices fiestas, Barcelona!

OBRAS EN LA COLECCIÓN DE XAVIER MISERACHS

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

El azul protege al blanco de la inocencia. El azul se lleva el negro. El azul es la oscuridad hecha visible.
Derek Jarman