Si la revolución es un lenguaje, decía Ariella Azoulay en una charla en el MACBA en 2011, la fotografía es el papel en el que lo escribimos. Partiendo de los conceptos aportados por esta teórica de la imagen, el colectivo formado por Marc Roig y Rogier Delfos enmarca 47 textos como si se tratara de un alfabeto. Encima de cada texto, sitúa una letra y al pie, uno de los conceptos utilizados para Azoulay: explotado, barricadas, modelos de control... En la formulación inicial de la obra, este alfabeto iba acompañado de fotografías del movimiento 15- M hechas en diferentes ciudades del planeta. Pero Roig y Delfos suprimieron las imágenes dejando sólo el pie de la fotografía, que indica el lugar, el año y la situación de una imagen que ya no vemos. Un silencio icónico que interpela la función de la imagen fotográfica en la construcción de una semiótica revolucionaria global.

No pienso en el arte cuando trabajo. Trato de pensar en la vida
Jean-Michel Basquiat