A finales de los años setenta, la producción cinematográfica de Pere Portabella se orienta hacia una doble dirección. Por un lado, hacia un cine experimental que cuestiona el canon clásico del relato forzando los límites entre ficción y documental; por otro lado, hacia los cortometrajes vinculados a alguna entidad y que, estilísticamente, enlazan con la tradición de vanguardia catalana. En este último grupo, destacan los tres cortometrajes financiados por el Col·legi d’Arquitectes de Barcelona y realizados con motivo de la exposición sobre Joan Miró organizada en este colegio profesional en 1969. Puedes ver uno de ellos, Aidez l’Espagne, centrado en la Guerra Civil Española, en la exposición permanente de la Colección MACBA.

OBRAS EN LA COLECCIÓN DE PERE PORTABELLA

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida