En 1974, Martha Rosler filmó los campos de flores y las colinas desde la ventana del coche mientras conducía por la autopista número 5, que recorre la costa oeste americana desde México hasta Canadá. Los planos largos con imágenes idílicas y franjas de colores no rinden homenaje a la tradición pictórica del paisaje ni a la geometría del arte abstracto. Rosler tuvo mucho cuidado de registrar también la policía de inmigración desplazándose a gran velocidad por la autopista y los controles policiales fronterizos a que las personas que viajan desde Méjico para cultivar los campos de flores están sometidas en su trabajo ilegal. Además de ser una de las primeras obras fílmicas del artista, sorprende su actualidad. A pesar de su simplicidad, Flower Fields avanza algunos de los intereses de Rosler como la denuncia de la opresión social y de clase escondida en la vida cotidiana.

OBRAS DE MARTHA ROSLER EN LA COLECCIÓN

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

Reconstituir el desorden de una posible ciudad. Utilizar la maqueta no como un elemento de proyecto, sino como una representación de algo que ya existe.
Jordi Colomer