“De todas mis obras, Europa arqueología de rescate es una de las más eclécticas. Más que ofrecer una interpretación, da una atmósfera y responde a lo que debe ser una instalación: hacer que te envuelva. En una de las caminatas por la Serra de l’Obac, cerca de Terrassa, encontré una cueva típica de las rocas de esta zona. Debía ser de pastores, para guardar los corderos y pasar alguna noche. En estos momentos estaba muy interesado en la ciencia y en autores como el Nobel de Química, Ilya Prigogine, quien defiende que la naturaleza tiene un margen importante de indeterminismo. La cueva me despertó el interés y, de forma intuitiva e influido por todo esto, fui a parar al principio de la escritura y en cómo se salió de la oralidad. Encontré una roca que era como un asiento desde donde ver los solsticios y equinoccios, una forma de medir el tiempo y significar el paisaje. Es una pieza de pura intuición en el paisaje y una manera de recoger los ancestros. En línea con el indeterminismo, la capacidad de no entender también es importante. Justamente por eso la obra tiene esta atmósfera.” Francesc Abad comentando su instalación en el MACBA.

OBRAS EN LA COLECCIÓN DE FRANCESC ABAD

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

La esencia del fragmento y del módulo tiene un profundo eco en mi trabajo.
Pep Agut