El cine de Hollywood contribuyó, durante décadas, a construir estereotipos asociados al género y a las relaciones afectivas. Entre sus tópicos románticos más conocidos, tanto de comedias como de dramas, está el "chico conoce chica". Este sitio recurrente fue el punto de partida de una de las piezas fílmicas más conocidas de Eugènia Balcells, que suele poner el foco en los medios de masas para constatar cómo estos inciden en el imaginario colectivo. Rehuyendo cualquier romanticismo, Balcells seleccionó más de mil imágenes de mujeres y hombres del cine y la publicidad de los años setenta y las situó en dos franjas verticales que se desplazan arriba y abajo: a la izquierda las mujeres y a la derecha los hombres. Como si se tratara de una máquina tragaperras, las imágenes se detienen al azar creando parejas aleatorias. Mientras que las mujeres suelen ser anónimas, todas jóvenes, responden a cuerpos normativos y muestran actitudes a menudo forzadas; en el caso de los hombres, algunos son personajes públicos, de diferentes edades y realizan alguna actividad.

OBRAS EN LA COLECCIÓN DE EUGÈNIA BALCELLS

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

Podría ser mi dormitorio (o algo parecido a ello). Incluso las mismas características técnicas: todas las paredes y volúmenes construidos en ese módulo de tela cruda para pintores donde medirme y medirnos.
Pep Agut