La derrota de las ideologías críticas en manos del poder económico, fortalecido desde la crisis de los noventa, centra el tema de la gran instalación del MACBA de Andreas Siekmann. Reproduciendo la topografía de las calles de una ciudad, el artista despliega un mapa de dibujos-retrato de nuestro mundo. El control social y la hegemonía del concepto de producción representados a través de unos vaqueros que se desplazan por la ciudad. Esta pieza de trabajo convertida en símbolo de libertad juvenil denuncia, como dice el artista en una de las partes de la obra, la perversa asociación: Mercancía-Persona-Mercancía. Una obra para explorar llena de referencias al situacionismo de los años sesenta y a los grupos de artistas socialistas alemanes de los años veinte, que utilizaban pictogramas para poner a debate las relaciones sociales.

OBRAS DE ANDREAS SIEKMANN EN LA COLECCIÓN

DESCUBRE LA EXPOSICIÓN

Entrar en un museo es algo que empieza en casa, en un avión, en un tuit
Mark Wigley