Cargando...

Mear en espacios públicos o privados, 2000-2004

El accionismo de Itziar Okariz gira en torno al lenguaje y el cuerpo como dispositivos ideológicos impuestos que configuran la identidad. Okariz lleva a cabo acciones mínimas que, de forma más sutil o más evidente, cuestionan los convencionalismos sociales más arraigados. Entre sus trabajos, Mear en espacios públicos o privados, iniciado en 2000 y realizado hasta 2004, se ha desarrollado como una serie de acciones en varios espacios privados y públicos en los que la artista, vestida de negro, orinaba de pie, como suelen hacerlo los hombres. Como en todas las acciones de Okariz, la idea de repetición tiene un papel destacado. En este caso, la primera acción (de la que solo quedan fotografías) la llevó a cabo en el río Rin a su paso por Düsseldorf. Para poner en escena su acción urinaria, la artista ha elegido siempre espacios con alguna significación social o simbólica: en la ciudad de Nueva York, por ejemplo, el 167 Greenpoint Landing, en Greenpoint Avenue; el lujoso SoHo Grand Hotel (un espacio intermedio entre el ámbito público y el privado); la zona residencial de Elizabethtown Wadhams Road; River Street de Brooklyn (donde orinó encima de un coche) y el Brooklyn Bridge. También la ha realizado en la fuente de la plaza Zubimuxu, en la ciudad de Irún.

En una de sus acciones, en el puente Pulansky, en el Estado de Nueva Jersey, incorporó a su hija, entonces un bebé, simulando la figura de un monstruo del cómic underground de finales de los años setenta, RanXerox, un personaje que tiene una pequeña cabeza adherida al hombro. La presencia de su hija, vestida de negro como la artista y casi sin distinguirse de ella, proyectaba una imagen de maternidad que subvertía todas las maternidades representadas a lo largo de la historia. Okariz también llevó a cabo su acción urinaria en la inauguración de la exposición en la Atle Gerhardsen Gallery de Berlín en 2006. Se trata de una performance de gran masculinidad que juega con muchos significados: la construcción social de lo masculino, la sexualización del cuerpo, la ocultación y la dualidad privado-público, entre otros. La propia artista explica el sentido crítico de su obra en una declaración:
«Todo esto está, digamos, dentro de un conjunto de acciones ligeramente subversivas, ilegales. Hay muchas cosas que son ilegales de forma absurda, como beber alcohol o mear en la calle. Estas acciones son pequeñas modificaciones de gestos corporales, que de alguna manera ponen de manifiesto la naturaleza de tales gestos como ficciones sociales, su construcción y el carácter no natural de la ficción social. ¿Qué significan? Mear de pie es una ficción de hombre, no porque haya alguna imposibilidad para que las mujeres meen de pie; simplemente se nos olvida que existen una serie de procesos que se construyen culturalmente y que existen cosas como las cremalleras de los pantalones o los urinarios públicos, que también son construcciones culturales con un significado.»

Okariz, Itziar: «El cerebro es un músculo», Zehar, Revista de Arteleku Ko Aldizkaria, n. 54 (2004), p. 15.


Ficha técnica

Título original:
Mear en espacios públicos o privados
Número de registro:
5749
Artista:
Okariz, Itziar
Fecha de creación:
2000-2004
Año de adquisición:
2018
Fondo:
Colección MACBA. Fundación MACBA
Tipo de objeto:
Media
Número de edición:
Ed. 6 + 2 A.P
Créditos:
Colección MACBA. Fundación MACBA
Copyright:
© Itziar Okariz
Recursos de accesibilidad:
No

La Colección MACBA está formada por arte catalán, español e internacional y, aunque incluye obras desde la década de 1920 en adelante, se centra especialmente en el periodo comprendido entre la década de 1960 y la actualidad.

Si necesitas más información sobre la obra o el artista, puedes consultar la biblioteca del MACBA. Si quieres solicitar la obra en préstamo, puedes dirigirte a colleccio [at] macba.cat.

Si quieres conseguir la imagen de la obra en alta resolución, puedes enviar una solicitud de préstamo de imágenes.

Yo pinto como si fuera andando por la calle. Recojo una perla o un mendrugo de pan; es eso lo que doy, lo que recojo
Joan Miró