Pintor, escultor y artista experimental nacido en Àger, un pueblo de Lleida, en 1937. Se formó en economía, derecho y sociología en Barcelona y Madrid, y más tarde en teatro y cine en París. Instalado primero en esa ciudad con el llamado «grupo de artistas catalanes de París» (Jaume Xifra, Antoni Miralda y Joan Rabascall), con quienes colaboró ​​en numerosas ocasiones, también realizó largas estancias en varios puntos del planeta como India, Nepal o Nueva York. Su obra se caracteriza por una multiculturalidad y una heterodoxia que no abandonó jamás. Refiriéndose a su polifacética personalidad creativa, el crítico Jean-Clarence Lambert inventó el término artor, fusión de artista y actor. Entre los distintos lenguajes que abarca la obra de Rossell destacan el cine – con más de un centenar de títulos entre cortos y largometrajes – y la caligrafía o escritura sígnica. En este sentido, creó un lenguaje propio que fue bautizado como benigrafía (al principio de su trayectoria firmaba Beni) y que se basa en ideogramas y pictogramas en los que confluyen la caligrafía, la pintura, la escritura, el automatismo del inconsciente y las innovaciones técnicas. En el conjunto de su obra, Rossell modela una poética de la fragilidad no exenta de ironía y espíritu crítico. Se interesa por la complejidad de la sencillez y por todo lo que queda arrinconado en los márgenes de la realidad, de las cosas y del lenguaje.

Con más de cien exposiciones individuales, destacan las retrospectivas dedicadas a su obra, como la realizada en la Cinémathèque française-Museé du cinéma de París (1971), el National Film Theatre de Londres (1979), el Anthology Film Archives de Nova York (1990) y la que se presentó en el MACBA en 2010: Paralelo Benet Rossell. Su obra se encuentra en colecciones como la del Museo de Arte Moderno de Bogotà, el Museu de Arte Contemporãnea de São Paulo, el Museé d’art moderne de Ceret y el MACBA de Barcelona, entre otros.

Visita la Muestra Permanente
Pienso que una obra de arte debería dejar perplejo al espectador, hacerle meditar sobre el sentido de la vida
Antoni Tàpies