Pere Portabella (Figueres, 1929) ha mantenido una presencia relevante en el ámbito del cine del cine español des de los años sesenta, como productor y también como cineasta.

Durante los años cincuenta, en su papel de productor Portabella impulsó, a través de Films 59, algunas de las producciones esenciales del llamado “realismo crítico” cinematográfico; destacan en este campo películas como Los golfos de Carlos Saura (1959) El cochecito de Marco Ferreri (1960) y Viridiana de Luis Buñuel (1961). A finales de los sesenta se vinculó a la formación de la Escuela de Barcelona.

Sus primeros filmes como realizador fueron escritos en colaboración con el poeta Joan Brossa, y aúnan la herencia de la cultura de vanguardia vehiculada por Dau al Set con los lenguajes de ruptura que se sucedieron a nivel internacional en la década de los sesenta, y que han sido denominados “nuevos cines”. Entre sus películas de esta época están No contéis con los dedos/No compteu amb els dits (1967) y Nocturno 29 (1968), que inauguran su colaboración ininterrumpida con el músico Carles Santos. En la primera mitad de los años setenta Pere Portabella se convirtió en una figura clave del desarrollo de un cine independiente, alternativo y clandestino cuyo trabajo cinematográfico era indisociable de su posición política de oposición al régimen franquista. Filmes como Vampir-Cuadecuc (1970), Umbracle (1971-1972) o su serie de cortometrajes a propósito de Joan Miró, junto con su participación en el Grup de Treball, constituyeron intervenciones radicales en los ámbitos del cine y el arte.

Tras la realización de Informe general (1976) Portabella abrió un paréntesis en su carrera cinematográfica, que estuvo marcado por su dedicación al ámbito político e institucional durante la época de la transición hacia la democracia. Después de este intervalo reanudó su práctica como cineasta – con películas como Pont de Varsòvia/Puente de Varsovia (1989) y productor, entre otras, de Tren de sombras, de José Luis Guerín (1997).

Desde el año 2000, la trayectoria fílmica de Portabella ha tenido un reconocimiento internacional en los circuitos del arte contemporáneo. En el año 2000 el MACBA produjo el proyecto expositivo Historias sin argumento. El cine de Pere Portabella, un proyecto que viajó el año 2003 al Musée National Centre Georges Pompidou de París. En el 2002 fue el único artista español invitado a la documenta II de Kassel. En el año 2007, el MOMA de Nueva York proyectó su filmografía. Desde entonces, ha recibido numerosos reconocimientos.

Curtmetratges
1969 Miró l’altre
1969 Aidez l'Espagne
1969 Premios Nacionales
1970 Play Back
1970 Poetes catalans
1973 Miró tapís
1972 Miró la forja
1973 Acció Santos
1992 Art a Catalunya
2003 La tempesta
2003 Lectura Brossa
2004 P.H.N. Hay motivo
2006 No al no.

Pere Portabella:
www.pereportabella.

Visita la Muestra Permanente
Muestra permanente
El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida