Nacido en Barcelona en 1927, Joan Ponç estudió pintura con Ramon Rogent. Desde sus inicios, en los años cuarenta, desarrolló un simbolismo muy personal: un mundo propio habitado por visiones y seres imaginarios de gran impacto visual. Fue impulsor, a finales de los años cuarenta, de varias iniciativas vanguardistas, como la revista Algol en 1946, con Francesc Boadella, Joan Brossa, Jordi Mercader, Arnau Puig y Enric Tormo; y del grupo Dau al Set, junto con Joan Brossa, Modest Cuixart, Arnau Puig, Antoni Tàpies y Joan-Josep Tharrats, que en pleno franquismo promovía la vanguardia pictórica apostando por una dimensión mágica y mistérica de la realidad. Ponç fue una pieza clave del grupo.

Amigo de Dalí y Miró, que alabaron la fuerza de su surrealismo onírico, colaboró con los poetas y escritores Josep Vicenç Foix, Joan Brossa, Luis Goytisolo y Joan Fuster. A finales de los años setenta, y tras una larga estancia en Brasil (1953-1962), los problemas de visión aportaron sincretismo e intensidad a su mundo visionario e inquietante. Aunque atravesó distintos momentos creativos, siempre demostró una gran libertad creativa a caballo de un cierto primitivismo y de las llamadas segundas vanguardias pictóricas. Su pintura constituye un universo fascinante poblado de seres singulares, entre grotescos y diabólicos, entre torturados y premonitorios, que le hacen capaz de explorar los ámbitos más oscuros del ser humano.La primera exposición individual de Joan Ponç fue en la Sala Arte de Bilbao en 1946. Desde entonces, expuso continuadamente en espacios como la galería Clan de Madrid (1953), el Museo de Arte Moderna de São Paulo (1954 y 1946), las galerías René Metras de Barcelona (1964), Olaf Hudtwalcker de Fráncfort (1965), Staempfli de Nueva York (1966) y el Musée d’Art Moderne de París (1978). Entre las antológicas realizadas, destacan las de la galería René Metras de Barcelona (1972), la Caixa de Barcelona Obra Social en Manresa (1980) y La Pedrera de Barcelona y el Musée d’Art Moderne de Céret (2017-2018). La obra de Ponç tuvo una presencia destacada en el fondo del coleccionista catalán Salvador Riera.

http://www.joanponc.

Visita la Muestra Permanente
El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida