Joan Miró (Barcelona, 1893 – Palma de Mallorca, 1983) ha sido uno de los creadores más significativos del siglo XX. Miró cultivó la pintura, la escultura, la cerámica, el grabado, el dibujo, el tapiz, la escenografía y la poesía. Aunque se inició en la pintura a través del descubrimiento del paisaje en Mont-roig del Camp (Tarragona) cuando, muy joven, se recuperaba de una enfermedad, pronto se interesó por los problemas compositivos. Su primera exposición fue en 1918 en la Sala Dalmau de Barcelona. En 1920 Miró se fue a París, donde entró en contacto con el círculo del pintor André Masson.

Si su primera pintura mostraba influencias fauvistas, expresionistas y cubistas, durante los años treinta fue depurando y estilizando su lenguaje hasta crear una pintura plana, siempre colorista, y un universo propio de signos cósmicos y formas simples. Miró regresó a Cataluña en 1940, y vivió entre Mont-roig del Camp y Palma de Mallorca.

Desde que en 1941, el MoMA de Nueva York organizó una primera gran retrospectiva que le supuso el reconocimiento internacional, la obra de Miró ha sido objeto numerosas retrospectivas: en el Musée National d'Art Moderne de París (1962 y 1978), la Tate Gallery de Londres (1964), el Grand Palais de París (1974), la Tate Modern de Londres (2011) y la Fundació Joan Miró de Barcelona (2011), entre muchas otras. En 1975 se inauguró en Barcelona la Fundació Joan Miró, en un edificio de Josep Lluís Sert, y en 1983, la Fundació Pilar i Joan Miró en Palma de Mallorca.

Visita la Muestra Permanente
Muestra permanente
El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida