Nacido en Las Palmas en 1926 y fallecido en Madrid en 1972, Manolo Millares contribuyó a renovar la creación artística en el contexto de la España franquista de los años cincuenta y sesenta. Impulsó varios grupos de renovación, como el LADAC (Los arqueros del arte contemporáneo) en 1950 en Las Palmas y el más conocido El Paso, en 1957 en Madrid, junto con Antonio Saura y Pablo Serrano, entre otros artistas. Su obra vivió una primera etapa hasta 1955, con un lenguaje cercano al surrealismo y a las raíces de la cultura aborigen de Canarias, y una segunda marcada por la plena adscripción al informalismo.
Millares introdujo la arpillera de saco como tela, que desgarraba, cosía o pegaba; y otros materiales como arena, piedras o madera, bañados en pintura. El negro, el blanco y el rojo fueron sus colores de trabajo. Con un torturado lenguaje gestual y obras en las que incorporaba frenéticas escrituras inventadas, a lo largo de los años fue experimentando una acusada depuración de elementos hasta llegar, ya en los sesenta, a lo que él mismo denominó la «victoria del blanco». Defensor del trabajo de artistas como Antoni Tàpies o Modest Cuixart, su pintura estuvo siempre guiada por una búsqueda matérica unida a la gestualidad del proceso creativo.
Visita la Muestra Permanente
El azul protege al blanco de la inocencia. El azul se lleva el negro. El azul es la oscuridad hecha visible.
Derek Jarman