Hijo del pintor chileno Roberto Matta y la pintora norteamericana Anne Clark, Gordon Matta-Clark (Nueva York, 1943-1978) tuvo una vida breve pero intensa. Fue un artista poliédrico e intuitivo, con una gran energía y vitalidad, que a finales de los años sesenta irrumpió en la escena artística de Nueva York con el bagaje del pop, el minimalismo y el conceptualismo. En contacto con artistas del movimiento land art, articuló una crítica institucional que promovió con experiencias colectivas en el espacio público.

Gordon Matta-Clark comenzó documentando edificios abandonados, en los que pronto intervino para recortar, vaciar o seccionar figuras geométricas.

Sus intervenciones, conocidas como building cuts o cortes de edificios, contenían una renovación del lenguaje escultórico y una crítica no solo a la arquitectura moderna, sino también al capitalismo y al modelo de vida norteamericano. En solo ocho años, de 1970 a 1978, Matta-Clark creó un corpus artístico complejo, radical e innovador que ha influido en las generaciones posteriores de arquitectos y artistas plásticos.
Visita la Muestra Permanente
Se supone que los objetos tienen el carácter objetivo de los productos industriales. No pretenden representar nada más que lo que son. La categorización previa de las artes ya no existe.
Charlotte Posenenske